PIXABAY

Curiosas, chocantes, sorprendentes, pequeñas, grandes… Si existe un anfibio curioso y polifacético en este mundo esas son las ranas. Adorables para unos, repulsivas para otros, lo cierto es que si te detienes a  mirarlas son, ante todo, fascinantes.

Las ranas son anfibios, lo cual, curiosamente, significa «ambas vidas». ¿Por qué se las engloba en este tipo de catalogación? Se hace ya que las ranas en un primer estadio de su vida son renacuajos y posteriormente se convierten en ranas propiamente dichas. Dentro de este grupo de anfibios encontramos otras especies como tritones, salamandras y cecílidos (un tipo de lombriz), entre otros. Pero, las ranas, dentro de esa gran familia «ambas vidas» se segmentan en un tipo de anfibio conocido como «anauro» entre los cuales comparten parentesco principal con los sapos. Pero, las ranas, a diferencia de estos, tienen la piel menos seca, son más tersas y su textura es casi húmeda al igual que las extremidades de las ranas suelen ser mucho más largas que la de los sapos. Pese a eso se consideran de una misma familia.

No se sabe con exactitud cuánto tiempo llevan en nuestra tierra pero hay teorías que afirman que muchos de los anfibios que conocemos hoy han sido evolución de estos curiosos e impresionantes vertebrados. Se estima, gracias a fósiles encontrados en el periodo jurásico que las ranas llevan poblando nuestro mundo desde hace más de 140 millones de años. ¿Increíble, verdad?

Amantes de los insectos, del agua, de los buenos saltos, ciertamente podemos encontrar ranas de todo tipo pero todas tienen algo en común: unos grandes ojos saltones y dos patas enormes que les permiten llegar a sitios muy insospechados.

Ranas

La importancia de su piel: Su piel es totalmente permeable y es muy importante para ellas ya que es la encargada de los intercambios de gases respiratorios.

Muy diversas: Existen (conocidas) hasta 4000 tipos de ranas en todo el mundo.

Agua salada: Ningún tipo de rana puede vivir en agua salada ya que biológicamente necesitan de agua purificada y dulce para hacer sus funciones básicas y sobrevivir.

Antártida: No existen ranas en la Antártida pese a que sí que se han encontrado en zonas de similar temperatura.

Peligro de extinción: Actualmente hay un 40% de especies de ranas en peligro de extinción.

Respiración: La respiración de las ranas (a excepción de algunos subtipos) se hace de dos maneras: mediante la piel y mediante los pulmones. Esto es, básicamente, para poder adaptarse al medio acuático o al medio terrestre.

Cambio de piel: La mayoría de las razas de estos anfibios cambian la piel una vez a la semana y, curiosamente, una vez la cambian se comen la piel muerta.

¡La más grande!: Aunque sea sorprendente, existe una rana gigante que puede medir más de 33 cm y pasar de los 3 kilos de peso. Es conocida como rana Goliath.

Lo observa todo: Tienen una vista increíble, tanto que pueden ver en varias direcciones a la vez, vista delantera, trasera y hacia los lados.

Diferencia entre machos y hembras: En la mayoría de las razas de estos anfibios son los machos los únicos que croan y lo hacen para llamar la atención de las hembras.

El vertebrado más pequeño: En las ranas encontramos al anfibio vertebrado más pequeño. Se le conoce como Paedophryne amauensis y mide como máximo 7,7 milímetros de longitud. ¡Es enana!

Fuente: Mar Aguilar / Muy Interesante

Artículo de referencia: https://www.muyinteresante.es/mascotas/fotos/curiosidades-sorprendentes-sobre-las-ranas



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de