Nuevas teorías de la desaparición del tigre de Tasmania

El tigre de Tasmania (Thylacinus cynocephalus), también conocido como lobo marsupial o tilacino, ha estado siempre envuelto en enigmas y conjeturas. De forma periódica aparecen rumores y fotografías poco claras sobre posibles ejemplares vivos de esta especie que se considera extinguida desde 1936, cuando murió en cautividad el último ejemplar conocido.

El retroceso de la población de este singular marsupial en Tasmania entre los siglos XVIII y XX está inequívocamente relacionada con la llega de los humanos de origen europeo a esta gran isla. La caza intensiva, las enfermedades inducidas por especies invasoras como los perros y la ocupación de sus hábitats naturales son los elementos principales de la extinción de este marsupial en Tasmania, según han coincidido hasta ahora casi todos los expertos.

Un estudio científico propone ahora una nueva hipótesis sobre la regresión de esta especie que, hace miles de años, pobló también el continente australiano (según se ha podido comprobar a partir de restos fósiles). Según esta investigación, difundida a través de un articulo que publica la revista Journal of Biogreography, el cambio climático provocado por la El Niño-Oscilación del Sur, (ENSO, por las siglas en inglés), en sinergia con otros factores, contribuyó a la desaparición del tigre de Tasmania en el continente australiano.

El impacto del ENSO en el continente australiano, donde provoca fuertes episodios de sequía, habría acelerado un retroceso en la población del tigre de Tasmania en esta zona continental, hasta el punto de facilitar su extinción local.

Se debe destacar, en este sentido, que la hipótesis que ahora se presenta se refiere en especial a las poblaciones de esta especie en Australia y que expresión “cambio climático” utilizada por los autores no se refiere al actual cambio climático inducido por actividades humanas como la combustión de hidrocarburos, sino a las alteraciones naturales y cíclicas asociadas al fenómeno ENSO.

“El ADN antiguo analizado en este estudio nos dice que la extinción del tilacino en el continente australiano fue rápida y no se debió a factores intrínsecos como la endogamia o la pérdida de la diversidad genética”, ha indicado la autora Lauren White en declaraciones recogidas por AFP.

Los autores destacan que una población numerosa y genéticamente diversa de tilacinos vivió en partes de Australia meridional hasta hace tres milenios, cuando las estaciones más propensas a la sequía causadas por el inicio del fenómeno ENSO pusieron en peligro su existencia, según la hipótesis que ahora se presenta. Las poblaciones de tilacinos en Tasmania también podrían haberse visto afectadas por estas alteraciones climáticas cíclicas pero ”Tasmania habría haber estado algo protegida del clima más cálido y seco debido a su mayor precipitación”, indican los autores.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de