El Informe fue presentado por la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, el rector de la Universidad Complutense de Madrid y el presidente de la Fundación Conama. Durante su discurso, Teresa Ribera afirmó que "para abordar los retos que se plantean en este cambio global que tenemos por delante hay que aportar soluciones novedosas" y concretó que "se está trabajando conjuntamente con otros Ministerios para que la política energética integre de mejor manera las limitaciones y consideraciones asociadas al cambio". Respecto al documento, destacó que "la propuesta más interesante es plantear una estrategia basada en la participación".

El Informe está orientado principalmente al cambio de modelo energético en España y recoge las medidas que son necesarias para alcanzar un ahorro del 23% en 2030. Este ahorro implica reforzar la lucha contra el cambio climático, y pasa por una reducción del 46,4% del uso del petróleo en 2030 para reducir las emisiones asociadas. Además, con la última subida del precio del petróleo, supone un beneficio añadido para la economía española.

En relación al sector de la construcción, entre las propuestas se encuentra la rehabilitación energética de medio millón de edificios al año hasta 2050, logrando un ahorro energético del 50%. Otra de de las ideas recogidas es que las nuevas edificaciones tengan una demanda energética un 80% inferior a la actual, con la implantación de planes de construcción estructurada. Un ejemplo de esto último son las super-manzanas de 400x400m, en las que se libera entre el 60 y el 70% del espacio motorizado.

Los experto destacaron que la principal apuesta en el transporte es el vehículo eléctrico. Se prevé que en 2030 circulen 5 millones de estos vehículos y 15 millones en 2050. Los problemas que presenta este tipo de coche vienen dados por la falta de desarrollo de baterías con la suficiente capacidad de recarga, y la baja competitividad de los precios. Estos inconvenientes, en palabras de Teresa Ribera "tienen ya desarrollos intermedios muy interesantes, como son los coches híbridos o los híbridos enchufables".

Otra medida llamativa en el transporte es la posibilidad de cobrar peajes en las carreteras de acceso a las grandes ciudades para limitar el tráfico o la "tarifación de congestión", que consiste en el cobro a los automovilistas por el uso de las carreteras durante periodos congestión elevada.

En cuanto al transporte de mercancías, el cambio debería orientarse hacia el ferrocarril. De esta forma, en 2020 un 10% de esta demanda pasaría de la carretera a las vías de tren, en 2030 un 30% y en 2050 un 70%.

En cuanto a la oferta energética, el informe insta a alcanzar en 2020 el 70% del suministro total de fuentes de energía renovable, con el objetivo final de alcanzar casi el 100% en 2030 y también se apuesta por un cambio de modelo energético desde el punto de vista social. La reducción de la semana laboral a 4 jornadas de 10 horas o la adaptación de horarios de trabajo destacan como apuestas principales para llevar a cabo el cambio. Se aborda además la implantación de políticas educativas, formativas y participativas.

Si hoy en día un 49% de la energía primaria consumida en el país corresponde a los hidrocarburos, se propone reducir su aportación aproximadamente un tercio, es decir que para 2030 el 34% de la energía primaria provendría del petróleo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de