El presidente electo estadounidense, Barack Obama, manifestó ayer que atacar el cambio climático es un “asunto urgente” que potenciará la creación de empleos, mientras conversaba al respecto con el ex vicepresidente Al Gore, que ganó un premio Nobel de la Paz por su trabajo en esta materia.

En declaraciones ante los periodistas, Obama dejó claro que adoptará una postura agresiva contra la amenaza global cuando reemplace al presidente saliente, George W. Bush, en la Casa Blanca el próximo 20 de enero.

“Los tres estamos en negociaciones que no se pueden retrasar, el tiempo para negarlo se terminó”, explicó Obama, quien se reunió con el vicepresidente electo, Joe Biden y con Al Gore durante dos horas en la sede de transición del futuro inquilino de la Casa Blanca en Chicago.

Obama explicó que espera que la lucha contra el cambio climático pueda crear empleos en Estados Unidos y logre impulsar la economía alejándola de la actual recesión. En estos momentos, trabaja en un plan que pueda estimular la economía norteamericana y crear 2,5 millones de empleos.

Además manifestó que trabajará con demócratas y republicanos, empresarios, consumidores y otros agentes implicados en el asunto para intentar alcanzar un consenso que ayude a solucionar el problema. “Esta es una cuestión de urgencia y de seguridad nacional por lo que tiene que ser tratado de forma seria. Eso es lo que intento que mi administración consiga”, explicó.

El presidente electo ha visto en Al Gore un cómplice para luchar por esta causa, ya que durante muchos años el ex vicepresidente norteamericano ha alertado a la población sobre los riesgos y peligros del cambio climático y ha arremetido contra aquellos científicos que defienden que el calentamiento global es parte de la evolución de la tierra.

Aummenta el compromiso

Justo dos días después de la victoria de Obama el 4 de noviembre, la Alianza para la Protección del Clima, organización que trabaja contra el cambio climático fundada por Al Gore, lanzó una campaña mediática en defensa de la inversión en eficiencia energética, energías renovables, y tecnología solar.

El grupo de Gore está en la línea de otras muchas organizaciones medioambientales que consideran que la administración de Obama tiene la posibilidad de hacer frente a la amenaza global.

Asimismo, los más escépticos han criticado la administración saliente de Bush de no avanzar en la materia, aunque la Casa Blanca insiste en que se han ido tomando medidas poco a poco para no dañar la economía estadounidense.

“Tenemos la oportunidad en estos momentos de crear empleos en cualquier parte del país, en los 50 estados, para rediseñar cómo empleamos la energía, para evaluar el incremento de la eficiencia, para reforzar nuestra economía, reducir nuestra dependendencia de petróleo exterior, y hacer de éste un país más competitivo para las próximas décadas”, recalcó Obama.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de