Ejemplos transversales

Asimismo, los escenarios climáticos regionales constituyen una información de referencia y de carácter transversal para aplicar a sectores tan diversos como la construcción, sanidad, agricultura y gestión hidráulica, que utilizan en el proceso de evaluación de la vulnerabilidad e impactos, y en la definición de las medidas de adaptación al cambio climático.

De la misma forma, dado el interés de los mapas y la información generada en el proyecto para futuras actuaciones en adaptación al cambio climático en el País Vasco, toda la información estará disponible para la ciudadanía, empresas privadas y administración pública, a través de geoEuskadi o Infraestructura de Datos Espaciales de Euskadi, donde un nuevo apartado de cambio climático albergará los diferentes datos espaciales que se generen con mayor interés para la ciudadanía.

El Basque Centre for Climate Change (BC3) ha realizado el proyecto OSATU para apoyar a las instituciones del País Vasco en la planificación e implementación de planes de alerta y prevención de los efectos sobre la salud de las olas de calor en un contexto de cambio climático. El trabajo se ha desarrollado en colaboración con el Departamento de Salud y la Dirección de Emergencias de Gobierno Vasco.

El Panel de Especialistas en Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) advirtió en su último informe que las olas de calor han aumentado debido al calentamiento global y que se espera un aumento de su frecuencia, intensidad y duración en las próximas décadas. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido que las olas de calor representan uno de los fenómenos meteorológicos extremos más peligrosos, aunque reciben una atención mucho menor que otros eventos extremos como huracanes o inundaciones. En este contexto científico, el proyecto OSATU, apoyado por el departamento de Salud y Euskalmet, representa una novedad puesto que ha integrado los tres enfoques, aplicándolos en un ámbito regional y local.

Actuaciones locales

En Marrakech se conocerá el ejemplo de Durango, localidad que culminó su apuesta en materia de Cambio Climático en el año 2009, aprobando una Ordenanza municipal de Lucha Contra el Cambio Climático y el Programa de Municipal de Lucha Contra el Cambio Climático (2010-2015).  En 2015 fue reconocido en la categoría “Compliant” por el Compact of Mayors. Actualmente, su II Plan de Agenda Local 21 (2013-2020), contiene una línea estratégica específica denominada “Avanzar en la mejora de la calidad ambiental y la lucha contra el cambio climático”. Adicionalmente, se ha fijado entre otros objetivos: el mantenimiento del % de suelo artificializado del municipio, reducción de pérdidas de agua, incrementar las energías renovables y apostar por una movilidad no motorizada.

“En el año 2050 el 70% de la población mundial vivirá en ciudades –detalla Ana Oregi ello implica la necesidad cuantitativa y cualitativa de asegurar una adecuada mitigación y adaptación al cambio climático en las áreas urbanas. La edificación y urbanización con criterios de cambio climático son claves para reducir la vulnerabilidad de las ciudades frente a los cambios de las variables climáticas: la inundación por avenida fluvial, bajo cuyo riesgo se encuentra el 80% de la ciudadanía del País Vasco; la inundación y erosión por elevación del nivel del mar y las islas de calor urbano que puede afectar al 70% de la población vasca”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de