Más de 500 osos polares quedan aislados en una isla rusa por el deshielo del Ártico

“Fue una situación completamente única y, para ser honestos, estábamos completamente atónitos”, ha explicado a AFP Alexander Gruzdev, director de la Reserva Natural de la Isla Wrangel, donde tuvo lugar este singular encuentro con osos polares el pasado mes de septiembre.

La concentración de osos respondía a la presencia de una ballena muerta junto al mar pero, según indica Gruzdev, se trata de una demostración de que la falta de hielo en el Ártico está obligando a los osos polares a sobrevivir en zonas terrestres y modificar buena parte de su conducta alimenticia.

El cambio climático está provocando una reducción de la superficie helada en aguas del océano Ártico y los osos se desplazan a las islas, compitiendo con la escasa comida disponible y poniendo en peligro a las poblaciones humanas de la región.

Los estudios científicos muestran que, en comparación con hace 20 años, los osos polares viven ahora un mes más en la isla de Wrangel, porque “el hielo se derrite más temprano y el período libre de hielo es más largo”, explica Eric Regehr, investigador de la Universidad de Washington (EE.UU.) y miembro del equipo colaborativo entre los Estados Unidos y Rusia para el estudio de los osos polares de la isla Wrangel.

Las cambiantes condiciones del hielo pueden ser responsables del creciente número de osos que se congrega en esta isla, ratifica Regehr. Este otoño, el número de osos observado ha sido de 589, excediendo con creces las estimaciones previas de 200-300, detalla este experto, que califica la acumulación actual de osos de “anormalmente alta”.

La población de osos en la isla Wrangel parece estar de momento en buen estado de salud pero los expertos consideran que la falta de hielo dificulta la caza de focas, su fuente natural de alimentación, y a medio plazo provocará daños importantes en la supervivencia de la especie.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de