Los principales directivos de estas empresas piden una acción real en materia de cambio climático "y ante el riesgo de menoscabar gravemente la prosperidad global en el futuro y generar importantes costos socioeconómicos y ambientales que afectarán al mundo entero". Esta iniciativa ha sido impulsada por el Grupo de Líderes Empresariales sobre Cambio Climático The Prince of Wales, dependiente de la Universidad de Cambridge.

El Comunicado, el quinto de este tipo, incluye además un compromiso de los líderes empresariales para llevar a cabo acciones que den lugar a una economía con bajas emisiones "más próspera, más fuerte, más eficiente y menos vulnerable a las crisis mundiales", y de proporcionar innovación, destacando la urgencia de asumir lo que llaman "el reto de los 2 °C": estabilizar el calentamiento global en menos de 2 °C, tal como se acordó en la anterior Cumbre de Cancún (México).  

Sin este acuerdo de la ONU sobre cambio climático, advierten, "al sector empresarial le falta la claridad y la certeza necesarias para hacer inversiones a su máximo potencial". "El fracaso de los Gobiernos para acabar con el estancamiento en las negociaciones internacionales conllevará el riesgo de un daño irreversible a su credibilidad en este aspecto", añaden. Así, creen necesaria la puesta en marcha de unas políticas que deben ser "ambiciosas, transparentes, medibles y compatibles con un marco global futuro".  

Llamamiento a la acción  

Las empresas instan a los Gobiernos a llevar a cabo un abanico de acciones, a fin de reconocer su responsabilidad frente al cambio climático y sus capacidades para responder al reto; entre ellas:  

  • Animar decididamente a los países a reunirse y firmar acuerdos bilaterales y multilaterales para abordar aspectos específicos como la deforestación, la reducción de emisiones procedentes del transporte marítimo y aéreo internacional, y la financiación de acciones conjuntas para apoyar proyectos innovadores con bajos.   
  • Disponer de un sistema que fije un precio del carbono que sea suficiente para poner en marcha las medidas pertinentes y con estabilidad a largo plazo. 
  • Establecer con urgencia un mecanismo de financiación para el desarrollo de proyectos para producir bajas emisiones de carbono y resistentes al cambio climático. "Es necesario que en Durban se concrete la financiación adecuada para el Fondo contra el Cambio Climático (GCF), para que se apoye la financiación pública y privada y se utilice con eficacia la inversión privada", añaden.  Crear los marcos políticos adecuados para abrir la puerta a la innovación, con un entorno inversor adecuado, adquisiciones públicas estratégicas y el desarrollo de una metodología sobre la propiedad intelectual que apoye la colaboración empresarial y la inversión en proyectos innovadores.  
  • Apostar por la eficiencia energética y de recursos, ya que ésta ofrece reducciones de emisiones contaminantes rentables y rápidas, por lo que ha de tener prioridad. Las tecnologías inteligentes pueden contribuir a ello y deben recibir apoyo. "Hace falta un enfoque integral, que se centre tanto en la producción como en el consumo de recursos", recalcan.  
  • Establecer medidas para conservar y aumentar los bosques y otras reservas de carbono terrestres. Es necesario un enfoque integral para la conservación forestal y medidas para asegurar la gestión sostenible de los bosques y la mejora de las reservas forestales de carbono.   
  • Desarrollar planes y políticas que tengan en cuenta los riesgos ambientales como factores a considerar en las decisiones empresariales y en la continuidad de las inversiones en cualquier lugar. "Les instamos a colaborar con las empresas de todo el mundo para garantizar una preparación plena", afirman.  

A su juicio, "es responsabilidad de los Gobiernos la creación de marcos fuertes y estables a nivel internacional, nacional y local para cumplir el reto de los 2 °C". Por su parte, se comprometen a aplicarlos "y a mantener un diálogo activo para construir ese futuro".   "Como líderes empresariales creemos que el único futuro sostenible para nuestras empresas y para el mundo pasa por la creación de una economía firme, verde y resistente al cambio climático", agregan. 

"Hemos de seguir centrados en esta meta al tiempo que salimos de la inestabilidad económica actual sin dejar que las preocupaciones a corto plazo, -si bien son importantes-, pongan fuera de la agenda el cambio climático", concluyen. 

Entre las empresas firmantes de todo el mundo se encuentran otras compañías españolas como Acciona o BBVA, y de otros países como Shell, Tesco, Unilever, KLM, Pirelli, Lloyds Bank, Allianz, Air France, Nestlé, BP, Adidas Group, Ebay, Johson & Johnson, Cap Gemini, ING o Procter & Gamble.    



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de