La Declaración de Chile reivindica el papel fundamental de los bosques y las áreas protegidas del Planeta en la mitigación del cambio climático, como sumideros de dióxido de carbono que son. Estos pulmones verdes incorporan las moléculas de CO2 a su metabolismo.

”Los efectos del cambio climático y la variabilidad climática amenazan significativamente los recursos hídricos y la diversidad biológica”, señalan los mandatarios iberoamericanos. Además, los líderes se comprometen a “promover y fortalecer procesos de intercambio de investigación”, que permitan poner en común los conocimientos que puedan conducir a mitigar el calentamiento.

Un fondo contra el calentamiento

Iberoamérica, sin embargo, también pone una piedra en el tejado de los países más desarrollados; y los “insta” a crear un fondo del cambio climático, que permita a los estados en desarrollo a trabajar en nuevas tecnologías que también les permita frenar sus emisiones.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de