La Consejera de Industria, Energía y Medio Ambiente, Paula Fernández, ha mencionado que “el compromiso del Gobierno del presidente Barreda en la lucha contra el cambio climático es hoy una realidad más que tangible, ya que desde todos los departamentos autonómicos estamos abordando el desarrollo productivo de la región desde sectores competitivos e innovadores como son las energías renovables y las Tecnologías de la Información y la Comunicación”.

Con esta afirmación, la Consejera ha inaugurado en Guadalajara el Seminario de Gestión Ambiental que, organizado por la Fundación Gas Natural, ha destacado el papel de las energías renovables en la lucha contra el cambio climático, especialmente en Castilla-La Mancha como región líder en la producción de fuentes limpias.

En esta línea, la titular de Medio Ambiente ha recordado que “las políticas de lucha contra el cambio climático son concebidas en Castilla-La Mancha como una oportunidad real frente a la crisis económica, a través del acuerdo y la cooperación de todo el espectro social de la región, y como una apuesta clara por la economía sostenible y las energías renovables”.
Un consenso, ha recordado, que ya ha permitido impulsar el Pacto regional contra el Cambio Climático y la Estrategia Regional de Mitigación y Adaptación frente al Cambio Climático que incluye más de 290 medidas, de las que 220 son de mitigación, 65 de adaptación y 5 de cooperación al desarrollo.

En este sentido, ha anunciado Fernández, “las empresas del sector de las energías limpias, pese a las dificultades que presenta la crisis económica, cuentan con más de 3.000 empleos directos, según datos aportados por la Asociación Regional de Promotores y Productores de Energías Renovables de Castilla-La Mancha”.

Los objetivos son ambiciosos y para 2012 se prevé que el 100 por cien del consumo eléctrico en Castilla-La Mancha se produzca con energías renovables. Esta realidad permitirá una reducción importante de la dependencia energética de la región y, sobre todo, una notable reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.

En concreto, ha detallado, “en los últimos años Castilla-La Mancha ha experimentado un gran crecimiento en la producción de energías renovables (eólica y solar, fundamentalmente), permitiendo durante 2008 un incremento de hasta el 32 por ciento con respecto a años anteriores y una reducción de la contaminación atmosférica de más de 900.000 toneladas de CO2.

Asimismo, ha anunciado, “la energía eólica ha producido el 13,4 por ciento del sector eléctrico peninsular, cifra que se dobla en Castilla-La Mancha donde las renovables en su conjunto, por primera vez, han superado a la generación clásica y ocupan el segundo lugar”.

Las energías renovables han demostrado en los últimos diez años que son una alternativa válida a las tecnologías de combustibles fósiles y una herramienta eficaz para reducir el impacto del consumo energético sobre el medioambiente.

“En Castilla-La Mancha creemos en este compromiso y por ello hemos puesto en marcha políticas y actuaciones concretas en esta línea, que reflejan los objetivos de la II Convención Nacional sobre Cambio Climático y Sostenibilidad que se celebrará en Albacete el próximo mes de febrero”, ha finalizado.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de