La Agencia Espacial Europea (ESA) estudiará el ciclo del carbono y su influencia en el cambio climático mediante el proyecto BIOMASS”, un análisis del bosque boreal que desarrolla actualmente en el norte de Suecia.

Así, los expertos apuntan que este análisis permitirá conocer cuánto carbono está almacenado, dónde, y cuál es la mejor manera de cuantificar los flujos de carbono entre la Tierra y la atmósfera, “elementos importantes” para conocer el cambio climático.

El estudio, que será presentado a la comunidad científica el próximo mes de enero, refleja que el 15 por ciento de la superficie terrestre está compuesta de bosque boreal, elemento importante en el ciclo global de energía, carbono y agua.

En concreto, la región boreal o “taiga” es un ecosistema caracterizado por sus formaciones boscosas de coníferas. Geográficamente, se sitúa al norte de Rusia y Siberia, norte de Europa, en la región de la Bahía del Hudson, al norte del Canadá y en el estado de Alaska. Además, su temperatura media es de 19 grados centígrados en verano, y menos 30 grados centígrados en invierno.

Para desarrollar este proyecto, la ESA empleará el radar espacial de banda ancha más amplio, utilizado generalmente para observar el planeta.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de