La Comisión Europea ha presentado un Libro Blanco para adaptar la UE "a las consecuencias inevitables del cambio climático". Bruselas reconoce que esa adaptación ya ha comenzado pero hay que tomar medidas rápidas y eficaces, y con gran coherencia entre los diferentes sectores y niveles de gobierno para luchar contra el cambio climático.

En este Libro Blanco la Comisión insiste en que "el cambio climático provoca ya una aumento de las temperaturas y modifica la cantidad y los regímenes de precipitaciones, lo que tendrá como efecto una elevación media global del mar, la aparición de riesgos de erosión en las costas y un probable agravamiento de las catástrofes naturales ligadas al clima".

Esto tendrá consecuenciasen en la industria, la alimentación, la sanidad, los transportes y la integridad de los ecosistemas, con consecuencias económicas, políticas y sociales. Por ello, el texto está destinado a "atenuar la vulnerabilidad de la Unión Europea frente a esos efectos".

Las fases del plan son:

Desarrollar acciones tanto a nivel Europeo como en los Estados miembros, aunque siempre dentro de un plan estratégico global, cuya aplicación se hará de forma gradual: la primera fase, entre 2009 y 2012, será de preparación, mientras que la segunda, a partir de 2013, será ya de adaptación.

La primera fase y la más próxima que debe comenzar ya su aplicación consta de 4 principios; reunirá los conocimientos sobre la incidencia y las consecuencias del cambio climático. El segundo eje se ocupará de buscar la forma de integrar los conocimientos a los sectores claves de actuación. En el tercero se diseñarán los instrumentos necesarios para lograr la puesta en práctica efectiva de esa adaptación, y por último en el cuarto eje se pondrá en práctica y se fomentará la cooperación internacional en este terreno.

Sin embargo, "esta fase primera sólo tendrá éxito si los responsables comunitarios, estatales, regionales y locales cooperan de manera estrecha", advierte la CE.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de