Por Eva San Martín

España es uno de los países más vulnerables al cambio climático de la UE. En el último siglo el aumento de la temperatura de la temperatura en la Península es 1,5 ºC frente al incremento medio de 0,95 ºC en el continente, o los 0,74 ºC que soporta como promedio el Planeta. Lo afirma el informe-libro  25 años en acción con el que Greenpeace celebró ayer el cuarto de siglo de la asociación ecologista en nuestro país.

La progresiva “africanización” del sur de España y la consecuente “mediterranización” del norte del territorio como consecuencia de este avance progresivo de los termómetros “están desplazando en latitud a muchos cultivos, afectando seriamente a los viñedos”, afirma Greenpeace. Los bosques atlánticos y los campos andaluces son otros de los perjudicados.

Las consecuencias económicas del calentamiento del país tiene su reflejo en la situación económica: la ola de calor, en de 2003,  generó 810 millones de euros en pérdidas en la agricultura del país.

IMPACTOS EN LA FLORA Y LA FAUNA

Las consecuencias el entorno más natural del territorio son otros de los asuntos nucleares del documento. “Desde las migraciones altitudinales constatadas en la Sierra de Guadarrama, de Madrid,  hasta las alteraciones en el ciclo reproductivo de especies o la presencia de especies tropicales invasoras en las Islas Canarias, han cambiado”.

Evidencias del cambio climático en España que, advierten los ecologistas, ponen de manifiesto “la urgencia de actua” para frenar el calentamiento global.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de