Energía del futuro

“La innovación es la principal herramienta de Iberdrola para garantizar la sostenibilidad, la eficiencia y la competitividad de la compañía”. Así lo afirma Agustín Delgado, Director de Innovación, Sostenibilidad y Calidad de Iberdrola, multinacional española dedicada a la producción, distribución y comercialización de energía.

A fines del año pasado, la empresa llegó a los diarios nacionales y europeos por ser finalista del Premio Zayed Energía del Futuro. “En primer lugar, la iniciativa de presentar a Iberdrola ha sido el prestigio y reconocimiento que dicho premio tiene en todo el mundo”, recuerda Agustín Delgado, que agrega: “Además, era una gran oportunidad para que nuestra empresa diera a conocer el gran esfuerzo que realiza en innovación, sostenibilidad y eficiencia”.

El Premio Zayed Energía del Futuro fue creado por el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos en 2008, para reconocer proyectos que, en todo el mundo, promuevan el desarrollo de energías renovables y la sostenibilidad. La categoría de Gran Empresa busca reconocer la labor de empresas con ingresos superiores a los 100 millones de dólares al año, que hayan contribuido significativamente al ámbito de las energías renovables y la sostenibilidad. Se trata de una categoría con premio de reconocimiento, con postulación de un tercero.

En su candidatura, Iberdrola destacó que sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) son un 30% inferior a la media europea en el sector eléctrico. El alcance de dicho objetivo incluyó una inversión de 170 millones de euros en I+D+i (Investigación + Desarrollo + innovación) durante 2014 y más de 200 millones durante 2015, principalmente destinados a redes inteligentes, generación limpia, energías renovables y nuevas tecnologías y modelos de negocio.

Desde la empresa aseguran que la reputación del premio va a otorgar repercusión global al grupo, ofreciéndole reconocimiento y proyección en todo el mundo. Por ello, Agustín Delgado recomienda: “Dado el ingente número de candidaturas que se presentan cada año, es importante la seguridad y la confianza en el proyecto propio; ésta es la clave que nos ha posibilitado el llegar a ser finalistas el año pasado. Desde Iberdrola, animamos a otras compañías a seguir nuestros pasos y optar a este importante reconocimiento en años venideros”.

Ante esta búsqueda de participación activa frente al cambio climático, Iberdrola es consciente de la necesidad de contribuir a un futuro sostenible y bajo en carbono a partir del impulso del desarrollo social y económico, y la generación de empleo y riqueza. Su participación en el premio no fue al azar; la incidencia del premio en sus objetivos tampoco. 

Se trata de articulaciones complementarias en pos de contribuir al cuidado del planeta y alcanzar sus tres claros objetivos a futuro para hacer su aporte como empresa comprometida: liderazgo en energías renovables con 25 GW instalados (hoy su 63% de capacidad instalada está libre de emisiones), apoyo al proceso de negociaciones internacionales y participación significativa y reducción en un 50% de la intensidad de emisiones de CO2 en 2030 sobre las de 2007 hasta llegar a la neutralidad en carbono en 2050.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de