Según la Orden Ministerial del departamento que dirige Miguel Arias Cañete que publica este miércoles el Boletín Oficial del Estado, los objetivos prioritarios de la Comisión son la centralización, promoción, desarrollo, coordinación y seguimiento de las medidas adoptadas en el ámbito del sector agrario, pesquero, forestal y medioambiental en situaciones de adversidad climática o medioambiental "inesperadas e inusitadas" en cuanto a su duración intensidad o extensión territorial, para conseguir mayor eficacia en su aplicación y su adecuación a la magnitud de los daños ocasionados.

El Ministerio señala que las características climatológicas y biogeográficas de la Península Ibérica "le imprimen un marcado carácter mediterráneo, lo cual propicia que en España, en ocasiones, distintos fenómenos meteorológicos se manifiesten con una intensidad extrema, llegando a producir importantes catástrofes naturales".

Así, tienen consideración de catástrofe las situaciones de tormentas en forma de aguacero o granizo, las inundaciones, las heladas, la persistencia de altas temperaturas, los incendios forestales, los vertidos de sustancias contaminantes a la atmósfera, al agua o un suelo, los movimientos sísmicos y los fenómenos volcánicos terrestres o submarinos que alcancen valores extremos.

Además, tendrán esta consideración aquellas situaciones susceptibles de favorecer el desencademamiento de otras adversidades, aunque no tengan intrínsecamente carácter climático.

La comisión se reunirá al menos una vez al año de forma ordinaria y con carácter extraordinario a instancia del subsecretario de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente cuando la magnitud del suceso adverso lo recomiende.

Entre sus funciones, la Comisión deberá analizar y evaluar la información de la situaciones de adversidad climática o ambiental; estudiar y proponer medidas paliativas extraordinarias así como medidas preventivas, proponer la delimitación de los ámbitos territoriales y sectoriales afectados; canalizar las relaciones con las organizaciones representativas de los sectores agrario, pesquero y medioambiental; participar en las comisiones interministeriales creadas con motivo de las catástrofes naturales; seguir, evaluar y elaborar propuestas de reajuste de medidas adoptadas de acuerdo a la evolución de los efectos de riesgo climático o medioambiental.

La comisión permanente estará formada por un presidente, que será el subdirector general de Análisis, Prospectiva y Coordinación del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente; diez vocales, entre los que figuran el director de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA); del gabinete del ministro; de la secretaría de Estado de Medio Ambiente; de la Agencia Estatal de Meteorología; y de la Secretaría General de Agricultura y Alimentación y de la Secretaría General de Pesca.

Por otro lado, la Comisión permanente podrá promover también reuniones de carácter técnico, de seguimiento, información y coordinación con otras Administraciones públicas y las organizaciones representativas de los sectores afectados, que se denominarán Mesas temáticas en función de la adversidad a tratar (sequía, heladas, inundaciones, incendios forestales).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de