El calentamiento global puede tener efectos muy negativos sobre el territorio español

“Se trata de un tema de presión parcial de dióxido de carbono en la atmósfera, pues cuando hay mucho, éste pasa al agua, que ejerce de regulador”, ha apuntado Canals, que ha advertido de que esta respuesta no queda libre de efectos secundarios.

Estos efectos secundarios se producen cuando grandes cantidades de este gas en el agua provocan su acidificación y deterioran y “enferman” el hábitat de los ecosistemas marinos, como sucede con el blanqueamiento de los arrecifes de coral, que pueden acabar “literalmente, muertos de hambre”.

De hecho, el experto ha explicado que el Mediterráneo occidental es la región marina que tiene en sus zonas profundas más cantidad de dióxido de carbono de origen antropogénico acumulado del mundo, debido a que está rodeado de humanidad y a los procesos de hundimiento de aguas frías y densas que aquí se producen, lo que impide la salida del CO2 hacia el Atlántico por Gibraltar.

La semana pasada se presentó en Barcelona el Tercer Informe sobre Cambio Climático en Cataluña, que revela que la temperatura media en esta comunidad ha aumentado cerca de dos grados desde 1900 y 1,55 grados desde 1950, coincidiendo este último período con un incremento exponencial de la demografía en todo el mundo, un factor que Canals ha calificado como “la madre de todos los problemas”.

Consecuencias directas del calentamiento global

Los científicos alertan de las consecuencias directas del calentamiento global, como la fusión de los casquetes polares y los glaciares, la expansión térmica del agua y el consiguiente aumento del nivel del mar, además incrementarse los temporales marítimos, que, auguran, tendrá como efecto una erosión en las playas, que ahora ya pierden entre 60 y 90 centímetros anuales.

En este sentido, Canals no ha descartado que España pueda tener refugiados climáticos en los próximos años y, de hecho, ha sostenido que los largos períodos de sequía en las zonas semiáridas del sureste peninsular ya fueron, junto con muchos otros factores, especialmente los económicos, los causantes de las masivas migraciones que se produjeron en España en los años sesenta.

Canals ha pedido una mayor concienciación social y menores dosis de consumismo para afrontar lo que el último Foro Económico Mundial, que se celebró el año pasado en Davos (Suiza), tildó de principal riesgo global para la próxima década, por delante de la inestabilidad política, las armas de destrucción masiva, las crisis del agua o las migraciones involuntarias.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de