El objetivo es impulsar los precios de los permisos de emisión que se encuentran en un nivel históricamente bajo, y reanimar los incentivos para invertir en tecnologías verdes.

La comisión parlamentaria de Medio Ambiente respaldó ayer los cambios en el sistema de comercio de emisiones de CO2, para que la Comisión Europea pueda retrasar las subastas de nuevas licencias para emitir entre 2013 y 2020 este gas de efecto invernadero.

"La comisión ha enviado una señal clara a favor de un sistema fuerte y saludable de comercio de emisiones", aseguró el eurodiputado socialista alemán Matthias Groote, Presidente de la comisión de Medio Ambiente y principal responsable de esta iniciativa en la Eurocámara. "Un precio más elevado para el CO2 ayudará a catalizar la transición de Europa hacia una economía más ecológica", añadió tras la votación.

La crisis económica ha provocado una reducción de las emisiones de CO2 mucho mayor de lo previsto. Y ha generado un gran excedente de licencias para contaminar, lo que ha hundido los precios de tales licencias. Para evitar que el mercado se vea aún más inundado con la oferta de permisos sin utilizar, la Comisión Europea quiere retrasar la venta de nuevos permisos, y ha solicitado el visto bueno del Parlamento Europeo y del Consejo, organismo este último que representa a los Gobiernos de los veintisiete países de la Unión Europea (UE).

Más costes para las pymes

Algunos eurodiputados se oponen a esta intervención en el mercado. En enero, la comisión de Industria del PE se pronunció contra los planes de la Comisión Europea, emitiendo una opinión no vinculante.

"Interferir en un mercado con la intención de crear incentivos a través de los precios y, a la vez, aumentar los costes para la industria y para las pymes supondría enviar una señal equivocada en tiempos de crisis económica", afirma la eurodiputada popular Romana Jordan, vice coordinadora de la comisión parlamentaria de Industria.

Si el pleno de la Eurocámara sigue las recomendaciones de la comisión de Medio Ambiente y el Consejo dice sí, la Comisión retendrá 900 millones de toneladas, alrededor de un cuarto de las licencias de emisión cuya subasta está prevista entre 2013 y 2015. Y las liberará entre 2019 y 2020.

"Retrasar las subastas es sólo un arreglo temporal, pero es un paso positivo", defendió Matthias Groote.

El sistema de comercio de emisiones de CO2 pretende reducir las emisiones de gases con efecto invernadero, al limitar las emisiones globales de la industria. Dentro de este sistema, las empresas reciben o compran permisos para emitir CO2. Las empresas que menos contaminen se ven premiadas al necesitar comprar menos permisos, o incluso al poder vender los que les sobran.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de