Un total de catorce países en vías de desarrollo han sido seleccionados por el Banco Mundial (BM) para formar parte de un mecanismo internacional cuyo fin es combatir el cambio climático y la deforestación tropical, sumándose así a otros nueve países industrializados, según informó este lunes el Banco Mundial en un comunicado.

Estos países son República Democrática del Congo, Gabón, Ghana, Kenia, Liberia y Madagascar en África; Bolivia, Costa Rica, Guyana, México y Panamá en Latinoamérica; y Nepal, Laos y Vietnam en Asia, que se añaden a los nueve industrializados –Australia, Finlandia, Francia, Japón, Noruega, España, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos–.

La asociación internacional persigue reducir la deforestación y la degradación de los bosques compensando a los países en vías de desarrollo por la disminución que efectúen en las emisiones de gases contaminantes que generan.

Este grupo, cuya creación fue aprobada por el Consejo de Directores Ejecutivos del Banco Mundial en septiembre de 2007, comenzó a funcionar el pasado mes de junio. Los catorce países en vías de desarrollo que se han unido a la asociación recibirán apoyo en forma de subvenciones a medida que se preparan para alcanzar los objetivos fijados.

Estos últimos se han comprometido a contribuir con 82 millones de dólares que entregarán al Fondo para Reducir las Emisiones de Carbono Mediante la Protección de los Bosques (FCPF, por sus siglas en inglés), que financiará los esfuerzos para combatir el cambio climático. La decisión sobre qué países recibirán fondos inicialmente se tomó durante una reunión en París del Comité de Dirección del FCPF.

La directora de la Unidad de Finanzas del Carbono del Banco Mundial, Joëlle Chassard, destacó que "la deforestación y la degradación de los bosques son conjuntamente la segunda causa de origen humano del calentamiento global", de nuestro planeta. "Son responsables de en torno a un 20 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y la principal fuente de las emisiones nacionales en muchos países en vías de desarrollo", añadió.

"Por este motivo, hemos estado ansiosos por iniciar esta asociación y ayudar a los países a la vez que construimos un cuerpo de conocimientos sobre cómo reducir mejor las emisiones de gases de efecto invernadero protegiendo los bosques y ayudando a las personas que se benefician de ellos", manifestó.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de