La instalación de estos relojes es una de las medidas que contempla el Plan Provincial de Actuación Energética y Energías Renovables, que coordina la Oficina Técnica para la Mitigación del Cambio Climático de la Diputación de Almería, en colaboración con la Junta de Andalucía, y los ayuntamientos.

Estos relojes permiten ahorrar energía y reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera. Según los datos obtenidos tras la instalación de 252 relojes en una primera fase, se ha reducido la emisión de CO2 a la atmósfera en 132 toneladas.
Para esta segunda fase, fruto de los convenios que se han firmado hoy, se van a implantar 350 relojes en 29 municipios, que supondrá reducir en 200 toneladas, las emisiones de CO2.

En total 50 municipios de la provincia van a contar con 602 relojes, que además de este ahorro energético, van a suponer un importante ahorro para las arcas municipales. En el primer año desde su implantación ya se ha rentabilizado la inversión, según los datos ofrecidos por la Oficina de Cambio Climático.

Para esta segunda fase, de 350 relojes, se ha necesitado una inversión de 60.000 euros, sufragada integramente al 50%, entre la Diputación de Almería, y la Delegación de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía, a través de al Agencia Andaluza de la Energía.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de