En la Comunidad de Madrid se reproducen actualmente unas 270 parejas de cernícalo primilla (Falco naumanni). El dato procede del censo que se acaba de realizar para saber el tamaño de la población madrileña de esta pequeña rapaz migradora, que forma colonias para criar y acostumbra a instalar sus nidos en huecos y cavidades de construcciones humanas, en pueblos y ciudades.

De las parejas reproductoras censadas, 70 de ellas (es decir, el 27%) cría en nidales artificiales instalados por GREFA. La gran mayoría de estos nidales se ubica en los llamados primillares, edificaciones especialmente diseñadas y construidas para albergar colonias de cría de cernícalo primilla. El resto de las parejas contabilizadas en la región se reproduce en colonias naturales situadas en iglesias, edificios históricos, viviendas rurales y canteras.

Desde 2004, año en el que se inauguró en Villaviciosa de Odón el primero de estos primillares, GREFA ha logrado crear toda una red de estas construcciones en la Comunidad de Madrid que se extiende por siete términos municipales. Con el fin de reforzar la población regional de cernícalo primilla, en todos estos años han sido reintroducidos en los primillares centenares de pollos, casi todos ellos criados en el centro especializado en fauna silvestre que esta ONG tiene en Majadahonda (Madrid). Tan sólo en 2013 han sido casi trescientos los pollos objeto de reintroducción.

Este año, los cernícalos primillas de Madrid se han repartido en unas treinta colonias reproductoras, entre naturales y artificiales. Las tres más importantes son naturales y están ubicadas en el castillo de Torrejón de Velasco (36 parejas), en un edificio rural de Torremocha del Jarama (23 parejas) y en la iglesia parroquial de Meco (21 parejas). En cuanto a las colonias artificiales, de las diez contabilizadas este año sobresalen los primillares de Perales del Río (16 parejas), Quijorna (13 parejas) y Pinto (12 parejas).

La Administración se desentiende de la especie

En comparación con 2010, año en el que se realizó el anterior censo en la Comunidad de Madrid, la población regional de cernícalo primilla ha descendido un 15%. Este bajón, atribuible a un año climatológico adverso para muchas aves silvestres, ha afectado sobre todo a las colonias naturales de este pequeño halcón, que descienden tanto en su número (26 en 2010 frente a 19 en 2013) como en el de parejas que albergan (de más de 260 en 2010 a unas 200 en 2013). En los primillares, donde las aves son objeto de un seguimiento continuado y se benefician de medidas de apoyo, el descenso ha sido menos acusado.

El cernícalo primilla se ve también afectado por problemas como los drásticos cambios agrícolas de los cultivos y zonas abiertas donde caza sus presas (insectos principalmente) y la falta de buenos sitios para nidificar en algunas zonas. “Afortunadamente proyectos como el nuestro, para el que contamos con la colaboración de asociaciones, ayuntamientos, gestores de espacios protegidos y particulares, así como con el apoyo de medidas compensatorias, están amortiguando la clamorosa ausencia de un Plan de Recuperación para la rapaz en la Comunidad de Madrid”, indica Fernando Garcés, secretario general de GREFA. La aprobación de este plan es una obligación legal, al estar la especie catalogada oficialmente en la región como “En peligro de extinción”.

“Un ejemplo del desinterés actual de la Administración autonómica por esta especie amenazada es el propio censo de 2013, fruto del trabajo exclusivo y desinteresado de voluntarios y expertos”, explica Garcés. Además de GREFA, en este trabajo de seguimiento científico han colaborado el Ayuntamiento Colmenar Viejo, SEO/BirdLife y la empresa Consultores en Biología de la Conservación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de