El “Atlas biogeográfico del Océano Austral” fue elaborado durante cuatro años por un equipo internacional de biólogos marinos y oceanógrafos y aportaciones de más de un centenar de científicos de Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Francia, Bélgica, España o Chile. La obra, presentada esta semana en un seminario científico en Nueva Zelanda, contiene, en 66 capítulos, datos completos y exhaustivos de unas 9.000 especies, así como 800 mapas y 100 fotografías en color.

El nuevo atlas, que examina la evolución, el ambiente físico y el impacto del cambio climático en los organismos antárticos, es “el punto de referencia de lo que sabemos sobre la biodiversidad de la vida marina”, afirmó el científico australiano Michael Stoddart, exjefe científico de la División Australiana Antártica (DAA).

Además de ser un registro, los científicos que lo realizaron esperan que influya sobre la conservación de especies y si es necesario establecer áreas marinas de protección en franjas abiertas del océano Atlántico, publicó BBC. Los datos del atlas incluyen la distribución de las diferentes especies, información sobre su genética y evolución, la interacción con el entorno físico y el impacto del cambio climático.

 A pesar del gran reto de recabar esta gran cantidad de información, como los detalles de las 9.000 especies marinas antárticas, aún quedan fuera los datos de unas 1.000 a 2.000 especies que han sido descubiertas en esa zona y que están en los museos a la espera de que se les estudie e incluso de que se les ponga un nombre, comentó Stoddart.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de