Los sotos de la Albolafia se encuentran en el tramo del río Guadalquivir a su paso por Córdoba, entre el puente romano y el puente de San Rafael. Por su singularidad y valores ambientales la Junta de Andalucía los declaró en 2001 Monumento Natural. Sin embargo, los Sotos de la Albolafia han perdido gran parte de esta singularidad tras las actuaciones de “restauración” que ha llevado a cabo la Consejería de Medio Ambiente. Talas y desbroces indiscriminados han arrasado literalmente gran parte de su vegetación, provocando un gran impacto en el paisaje, flora y la fauna.

Siendo evidente la necesidad de acometer la restauración, no puede entenderse la falta de criterios selectivos en la eliminación de la vegetación o los criterios en la poda y tala de los árboles, más propios de objetivos de ajardinamiento que de la conservación de los valores naturales por los que este soto fue declarado Monumento Natural.

Estas actuaciones contravienen el Decreto 226/2001, por el que este espacio se declaró Monumento Natural, y que considera incompatible “la eliminación de elementos vegetales, excepto los estrictamente necesarios en la labores de restauración”. Sin embargo, un paseo por cualquiera de los puentes que limitan este espacio sirve para comprobar el incumplimiento de este decreto y la falta de criterio en las actuaciones de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, injustificables y en ningún caso compatibles con la conservación y restauración del patrimonio natural, el objetivo primordial establecido por la propia consejería.
 
A la falta de criterio medioambiental en estas actuaciones, se añade la  falta de transparencia y participación ciudadana. Es incompresible que una actuación tan sensible y en un entorno tan simbólico para los cordobeses se ejecute de manera precipitada y sin advertir de un cambio tan drástico en los objetivos de la restauración inicial planteada, máxime cuando el propio documento normativo que declara los espacios protegidos como Monumento Natural asegura la participación social en relación con la conservación de los mismos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de