El producto ha sido desarrollado por la empresa andaluza Bioliberis Research and Development (Bird), y actuaciones que se están desarrollando consisten en la aplicación de microorganismos en los suelos en restauración que aceleran el crecimiento vegetal, estimulan el enraizamiento y protegen contra los hongos.

Este tratamiento ya ha sido probado con éxito tanto en laboratorio como en cultivos de invernaderos. "Se trata de un proyecto pionero en Europa, y la empresa Bird aporta una gran experiencia en el campo de la biodegradación, lo que pone de manifiesto la alta competitividad de la investigación en Andalucía", ha explicado la delegada de Innovación.

A través de esta experiencia novedosa en la restauración de canteras, se pretende minimizar el impacto visual en el territorio. Asimismo, esta experiencia va más allá, puesto que supone un campo de pruebas para otros espacios deforestados en los que se pueda aplicar este producto. Pilar Serrano ha destacado el gran avance que supone la aplicación de este tipo de microorganismos en los procesos de restauración de las canteras.

"El tiempo prolongado que requiere el asentamiento de la masa vegetal siempre ha sido la principal causa de la lentitud del proceso de recuperación de una cantera, pero este nuevo recurso puede contribuir a superar este obstáculo", ha indicado la delegada.

Especies autóctonas

Los trabajos de restauración en la cantera de Taralpe se iniciaron en la década de los años 90 y desde el año 2007 se desarrollan en el marco de un acuerdo especial de restauración, que tiene un estricto plan de actuación por etapas que incluye la estabilización de taludes, la preparación del terreno para la futura acogida de la vegetación y la plantación de especies vegetales autóctonas. Con el objetivo de conseguir el máximo nivel de aclimatación de las especies vegetales en la zona a restaurar, se dispone de un vivero propio donde las plantas permanecen de uno a dos años.

Actualmente este vivero acoge 4.500 ejemplares de árboles y arbustos de diversas especies. Hasta el momento, se han plantado 800 árboles -pinos, acebuches, algarrobos y encinas- y más de 1.600 unidades de matorral bajo, así como arbustos. Se han instalado 3.800 metros de tubería para el riego por goteo.

Todas estas actuaciones se han visto avaladas por múltiples premios y recientemente la empresa ha conseguido el Certificado ISO 14.000 concedido por AENOR que avala la buena gestión medioambiental en toda su actividad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de