El ámbito de ejecución del estudio se circunscribe al hábitat del lobo en las provincias de Ávila, Burgos, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora.

La inversión aprobada ayer permitirá realizar un análisis de la efectividad de las medidas aplicadas en los últimos cinco años con el objetivo de contar con una base de datos única; el seguimiento de medidas compensatorias, realizando un análisis de la siniestralidad y elaborándose un informe mensual de actuaciones; apoyo técnico a las acciones de investigación, perfeccionamiento y mejora de los procedimientos de compensación de daños; y, por último, apoyo técnico a las labores de información, educación y sensibilización.
 
Esta iniciativa se enmarca en el Plan de Conservación y Gestión del Lobo de Castilla y León, aprobado en abril de 2008, que supone una inversión total de 5,7 millones de euros para sus primeros 10 años de vigencia y que tiene como objetivos básicos asegurar el mantenimiento de un estado de conservación favorable de la especie y la minimización del conflicto social en el medio rural.
 
El plan constituye como el marco jurídico en el que se establecen todas las medidas tendentes a garantizar la conservación del lobo a largo plazo y a la mejora de la compatibilidad de la especie con la ganadería extensiva, de forma que ésta no se convierta en un elemento más que pueda afectar a la viabilidad económica de las explotaciones ganaderas castellano y leonesas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de