Entre ellos seis águilas imperiales, 13 milanos reales, dos águilas reales, un buitre negro, cinco buitres leonados y un lobo.

Concretamente, cinco de las águilas imperiales han muerto la comarca de La Moraña (Ávila), una zona muy importante para el águila imperial ya que cuenta con seis parejas de esta especie. También es significativo el elevado número de milanos reales muertos la especie sin duda más afectada por el uso de veneno en esta comunidad autónoma en los últimos años, cerca de 150 ejemplares envenenados,  y cuya población reproductora está sufriendo un acusado declive, estimado en un 50% en 10 años.

Con sucesos como los acontecidos este año en Castilla y León, se constata una vez más que de nada sirven los esfuerzos de conservación de las especies amenazadas, si luego no se toman medidas para eliminar sus causas de mortalidad. De hecho y según esta organización, un único episodio masivo de envenenamiento puede arruinar muchos años de recuperación de una población de una especie y la gran cantidad de recursos humanos y económicos invertidos en ello por toda la sociedad.

Ante la gravedad de esta situación, SEO/BirdLife solicita a la Junta de Castilla y León, entre otras medidas, que apruebe de forma urgente el plan de lucha contra el veneno en la región,  aumente la vigilancia por parte de los celadores de medio ambiente en la comarca de La Moraña (Ávila), y que promueva el cierre, el cese o la suspensión inmediata de las actividades cinegéticas en las zonas en las que se ha detectado veneno.

Además solicita que se realice una campaña de concienciación y sensibilización sobre el grave problema que supone el uso ilegal de veneno y sus riesgos para el medio ambiente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de