Los próximos tres años serán decisivos para la recuperación de la pesquería de bacalao del Sur de Grand Banks (Canadá), gravemente dañada por la sobrepesca. La Organización Pesquera del Atlántico Noroeste (NAFO) celebra esta semana su reunión anual en Vigo y deberá tomar decisiones sobre su futuro, estableciendo medidas de reducción de capturas accidentales y de conservación de los ecosistemas más vulnerables. WWF/Adena actuará como observador en el encuentro para asegurarse de que se hagan realidad los compromisos de esta organización.

El año pasado la NAFO dio un paso importante en favor de la recuperación del bacalao del Sur de Grand Banks (Canadá) adoptando una estrategia para una reducción drástica de las capturas accidentales (by-catch) del 40% para 2008. En estos momentos, las pesquerías de la NAFO están muy próximas a superar este objetivo al quedar todavía tres meses de pesca. El by-catch de bacalao ha sido finalmente elevado porque las cuotas aprobadas de las pesquerías implicadas han sido también excesivas, las medidas de mitigación no han sido efectivas y no se han protegido las zonas de reproducción.

“La forma más segura de recuperar esta pesquería de la sobrepesca de las últimas décadas es establecer zonas de protección en aguas de Canadá e internacionales al Sur de Grand Banks”, comentó Raúl García, Responsable de Pesquerías de WWF/Adena. Y añadió: “con la puesta en marcha de medidas de protección del hábitat y la reducción de su captura accidental en otras pesquerías, la NAFO demostraría un compromiso con la recuperación de la especie y los ecosistemas de la región. En ello, España tiene un papel fundamental, al tratarse de un actor clave en estos caladeros”.

La NAFO deberá también tomar decisiones en cuanto a la protección de hábitats y especies vulnerables, como las formaciones de corales de agua fría. En mayo de este año, WWF/Adena reconoció los esfuerzos desarrollados por esta Organización Regional de Pesca en su Reunión Intermedia de Montreal para la puesta en marcha de la Resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas de 2006 sobre pesquerías sostenibles, con la evaluación del impacto de la pesca de fondo y la protección de los ecosistemas vulnerables antes del 31 de diciembre de 2008.

Desde entonces, los científicos han cartografiado la distribución de estos ecosistemas en el área regulada por la NAFO con el objetivo de que esta organización establezca medidas concretas de protección antes de la fecha límite establecida por la Asamblea General de Naciones Unidas.

Durante esta semana, WWF/Adena estará presente como observador en la reunión de la NAFO para asegurarse de que se hagan realidad los compromisos de esta organización con el objetivo de minimizar las capturas accidentales de bacalao, así como establecer medidas de protección de los ecosistemas más vulnerables antes del 1 de enero de 2009.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de