Los últimos censos de invernantes realizados por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio han confirmado la presencia en Andalucía de 1.451 ejemplares de milano real (Milvus milvus), especie catalogada en peligro de extinción e incluida en el Plan de Recuperación y Conservación de Aves Necrófagas. 

Los ejemplares contabilizados, repartidos en 28 dormideros distribuidos por todas las provincias occidentales, representan el 5% de los 30.000 individuos invernantes de esta ave que existen en España. 

Por provincias destaca Córdoba con 678 ejemplares censados, seguida de Sevilla (321), Huelva (259) y Cádiz (193). 

Además, a través del Plan de Recuperación y Conservación de Aves Necrófagas, la Consejería ha identificado y cartografiado un total de 28 dormideros localizados en zonas llanas con bosques abiertos o zonas arboladas de pequeño tamaño, ricas en presas, fundamentalmente conejos y roedores. 

Para formar los mismos estas aves suelen seleccionar pinares, encinares y eucaliptales y, en menor medida, alcornocales, alamedas, olmedas y fresnedas. 

En Andalucía, los inventarios de dormideros de milanos reales invernantes se viene realizando ininterrumpidamente desde 2005. La metodología básica que se emplea consiste en la identificación de los existentes mediante información bibliográfica y prospecciones por las zonas aptas para el forrajeo y descanso de la especie. 

Los equipos de censos oscilan entre dos y cinco personas, normalmente dotadas de prismáticos y telescopios. En estos trabajos ha colaborado personal de la Estación Biológica de Doñana. 

Milano real

El milano real es una especie indicadora de los ecosistemas y ejemplo típico de depredador generalista con una dieta muy variada que incluye desde roedores (ratones y topillos), aves de pequeño tamaño hasta córvidos, anfibios, reptiles y peces; aunque no desprecia la carroña de cadáveres de pequeño tamaño. 

En resumen, es una especie que en cierta medida ayuda en la limpieza de carroña en el campo y forma parte de la cohorte de animales que se conocen como los sanitarios de las zonas abiertas de Andalucía. 

Al ser muy vulnerable a los tóxicos y sustancias bioacumulables se convierten también en un verdadero indicador de los ecosistemas andaluces dentro de su área de distribución. 

Esta especie amenazada representa, al igual que otras, un recurso importante para el turismo especializado en la observación de aves. De esta manera, la recuperación de la especie supone incrementar una actividad económica en el medio rural con una gran potencialidad y que favorece el desarrollo socioeconómico del territorio.

A las principales amenazas de la especie hay que unir la elevada vulnerabilidad de muchos de los dormideros, especialmente los formados en bosques islas, cuya protección es una prioridad, ya que la mayoría se ubican en zonas no incluidas en la Red de Espacios Naturales Protegidos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de