A 25 minutos de Latacunga en provincia de Cotopaxi, se encuentra el Centro de Rescate Ilitío, hogar temporal de Yumbo y Ukumari, dos oseznos de anteojos machos de aproximadamente un año y once meses de edad, quienes luego de ser rescatados por el Ministerio del Ambiente del Ecuador (MAE) en uno de sus continuos operativos de control, fueron trasladados a éste lugar con el fin de rehabilitarlos, para luego ser reinsertados en su hábitat natural.

En una jaula de alrededor de 50 m² recreada con vegetación propia del lugar, los osos permanecen apartados de la gente, con el objetivo de mantener su estado salvaje para que finalmente puedan ser liberados.

Marcelo Reinoso, cuidador de  Yumbo y Ukumari explicó que el desarrollo de los ositos ha avanzado progresivamente. “En la noche les damos de comer y nos cubrimos con pieles de vaca para que no nos reconozcan y así mantenerlos aislados del contacto humano. La alimentación de estos especímenes se basa en frutas no ácidas, guaicundos, achupallas, suro y palmito (plantas de la zona)”.

El comportamiento de los oseznos es normal. Son juguetones entre ellos y agresivos cuando escuchan que alguien se acerca, estas actitudes son favorables para su futura reinserción, pues significa que no han sido domesticados y pueden regresar a los bosques nublados, su verdadero hogar. “Al inicio no se juntaban, ahora son buenos amigos, se entienden y comparten su cueva”, señaló Reinoso.

Si bien Yumbo y Ukumari se desenvuelven correctamente en el hábitat en que se encuentran, aún no están completamente  preparados para asumir los retos que les presente la naturaleza. Para ello, deben pasar un período de por lo menos seis meses más en el centro de rescate, tiempo en el que crecerán y adquirirán mayores destrezas para defenderse, asegurando su superviviencia.

Cabe indicar, que Ilitio es uno de los pocos centros de rehabilitación y rescate de fauna silvestre que se autofinancian y que trabajan en coordinación con el MAE para la protección y conservación de la fauna silvestre.

Recuperación de Estrellita, Pinocho y Cosanga

De la misma forma, el Centro de Manejo de Vida Silvestre Eco Zoológico San Martín, ubicado en la ciudad de Baños de Agua Santa, es otro de los establecimientos avalados por el MAE, que actualmente acoge a tres pequeños osos de anteojos: Estrellita de diez meses, Pinocho de ocho y Cosanga de cuatro y medio.

Los tres oseznos que llegaron meses atrás en malas condiciones de salud, hoy están restablecidos. Las personas encargadas de su cuidado manifestaron que el periodo de adaptación fue el más complicado, pero que ahora el comportamiento y su físico denotan su buen estado de salud. Los ejemplares más pequeños pesaban muy poco acorde a su edad, pero con los cuidados brindados Pinocho pesa ahora más de 30 libras y Cosanga alrededor de 14.

Estrellita, Pinocho y Cosanga están en una zona de aislamiento enriquecida con vegetación nativa como bromelias, un pequeño refugio de madera que sirve como nido, y otros elementos como troncos y rocas.

Daniela Miranda, veterinaria del Eco Zoológico San Martín, afirmó que el proceso de rehabilitación de los oseznos es exitoso. “La alimentación ha aumentado en estos dos últimos meses, porque han crecido. Cosanga se alimenta de papilla a base de arroz, zanahoria, manzana y leche importada, que es adecuada para ella. Estrella y Pinocho comen frutas, huevos; alimentación de su medio como bromelias y suro; además, un poco de enriquecimiento ambiental, que consiste en esconder la alimentación”, afirmó.

Esta Cartera de Estado en el marco de la conservación y protección del oso andino, busca trabajar de forma conjunta con entidades públicas y privadas, que fomenten y contribuyan con programas de recuperación y reinserción de fauna silvestre. El propósito es que estos cinco osos sean liberados juntos para que les sea más fácil reincorporarse en su hábitat natural. El MAE estará pendiente de este proceso, procurando siempre el bienestar de los animales.

Medidas de contingencia tras reactivación del volcán Tungurahua

Asimismo, el MAE realizó éste recorrido para constatar el estado de salud de estas especies tras la reactivación del volcán Tungurahua. A pesar de que el mayor flujo de ceniza se registró en otras provincias, esta Cartera de Estado activó los planes de contingencia en los Centros de Manejo de Fauna Silvestre, con la finalidad de precautelar la salud de las especies.

En ese sentido, Orlando Vega, gerente – propietario del Eco Zoológico San Martín, aseguró que siempre están pendientes del volcán Tungurahua, por lo que pueda suceder y para ello cuentan con un Plan de Contingencia, que consiste básicamente en proteger a todos los animales “a penas el volcán se reactiva, el personal está preparado para colocar carpas e ingresar a los animales en los cubiles (albergues o cuevas) de manejo. Asimismo, si la explosión fuera muy fuerte tenemos jaulas para evacuar a las aves más pequeñas y susceptibles y ponerlas bajo techo”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de