Los científicos han estudiado durante dos años los paisajes degradados del Parque Nacional de Sierra Nevada, en Granada. Según los datos obtenidos, los investigadores estiman que los pequeños roedores consumen las semillas de las encinas y los pinos antes de que germinen, por lo que perjudica la expansión de esta especie. Por otra parte, han señalado que esto genera el desarrollo de matorral en la zona, puesto que no se alimentan de las semillas de este vegetal.

¿Cuáles son las semillas que más consumen?

Para responder a esta cuestión, el equipo de investigadores expuso semillas de seis especies de árboles diferentes a los depredadores, y analizó el número que había sido consumido. El resultado fue que los roedores preferían las encinas, Quercus ilex, con un consumo de casi un 80% del total expuesto. En segundo lugar se encontraron las semillas de los pinos, Pinus sylvestris, con casi un 75% de consumo.
 
En relación al resultado obtenido, Luis Matías, autor principal del trabajo e investigador del grupo de Investigación de Ecología Terreste de la Universidad de Granada, señala que “unas especies eran depredadas  en  una  mayor  proporción  que  otras”,  y  este  patrón  de  selección  “se mantuvo  entre  los  diferentes  hábitats  y  durante  los  dos  años  de  estudio”. Además, el grupo de investigadores estima que los pequeños roedores optan por las semillas de encina debido a su alto porcentaje en lípidos.

Fomento del matorral

Con estos resultados, los investigadores consideran que “las especies que sufren una mayor tasa de depredación son las especies arbóreas dominantes, como el pino, la encina o el serbal", mientras que las especies de matorral presentan un "consumo mucho menor”, lo que genera la formación de éstos últimos.

El motivo de este menor consumo puede deberse a que “es bajo estos matorrales donde los roedores son más abundantes, ya que encuentran alimento y refugio frente a sus depredadores”, aclara el científico Luís Matías. Por tanto, podemos considerar que los roedores de semillas favorecen su propio hábitat, y se alimentan de otras zonas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de