Aunque Caretta caretta es la especie de tortuga marina más frecuente en el Mediterráneo, los científicos no coinciden en apuntar una única causa que explique su alarmante disminución de las poblaciones que se está dando desde la segunda mitad del siglo XX.

La Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos (CRAM), responsables de la suelta y recuperación de los animales liberados en Barcelona, llevan tres lustros trabajando conjuntamente con el sector pesquero en la tarea de recuperación de tortugas marinas.

“La aportación de los pescadores a la campaña Torna a casa (Vuelve a casa) es fundamental, ya que gracias a su colaboración, los servicios de urgencias del CRAM pueden rescatar a los animales que se han capturado accidentalmente”, señala un portavoz de la fundación.

La liberación popular de tortugas bobas tiene lugar cada año en la la Playa de Levante de Premià de Mar. El acto, presidido por varias autoridades, pone el cierre a la campaña anual de clínica y recuperación de la especie.

Hábitos en la profundidad

A Caretta caretta le gustan las aguas profundas, aunque a menudo se desplaza cerca de la costa para alimentarse de animales pequeños y jóvenes.

La especies tiene hábitos básicamente carnívoros, aunque se alimenta de diferentes fuentes de nutrientes que dependen de la edad de cada individuo. Los quelonios marinos, entre los que se encuentra Caretta caretta, son los únicos reptiles que efectúan migraciones a larga distancia.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de