Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han elaborado una técnica que permite identificar las especies de las que se alimentan determinados artrópodos, como mosquitos, pulgas o chinches, a partir del  ADN de la sangre contenida en el tubo digestivo de estos insectos.

El conocimiento de las interacciones entre los transmisores de virus (los artrópodos) y sus hospedadores o víctimas (animales de los que se alimentan los artrópodos), resulta “crucial”, según el equipo de investigadores, para “predecir los modelos de transmisión de enfermedades infecciosas, como la malaria, la fiebre amarilla, el dengue, el Mal de Chagas o el virus West Nile”, así como para el desarrollo de “eficientes políticas de control”

Estudio del virus West Nile

Investigadores de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), en colaboración con el Servicio de Control de Mosquitos de la Diputación de Huelva, han desarrollado este método para los estudios con el virus West Nile. El objetivo ha sido entender en que momentos y por qué, los mosquitos están picando más al ganado y a humanos.

Uno de los autores del trabajo, el investigador del CSIC Jordi Figuerola, indica que algunas de las aplicaciones de las técnicas moleculares en este ámbito determinarán “si tener animales de compañía sirve para que los mosquitos piquen menos a las personas y más al  perro, al gato o al canario” O bien, en este sentido, cómo afectan los cambios en la abundancia de hospedadores alternativos al riesgo de contacto de las poblaciones humanas con el virus West Nile en EE UU o en Europa, o el dengue en Sudamérica, Asia o África”. 

Aplicación a la fiebre amarilla

Otro caso de aplicación sería la fiebre amarilla, que sólo se da en África, Sudamérica y Centroamérica y que se transmite por mosquitos y afecta a primates y a humanos. Figuerola indica que se cree que el virus “se mantiene en los monos y en ciertos momentos se dan brotes epidémicos”.  Gracias a este método “se podrá entender si estos brotes son debidos a cambios en los patrones de alimentación de los mosquitos, o qué especies de mosquitos actuarán con más facilidad como puente entre monos y humanos”.

¿Cuáles son los objetivos de los mosquitos?

Figuerola señala que entre los vertebradros u hospedadores que son objeto de los transmisores de los virus (los mosquitos), se encuentran “numerosas especies de pájaros”. Además, también indica que hay muchos mosquitos en Doñana que “se alimentan de vacas, ciervos, gamos, jabalíes, gatos, perros, ratas, caballos, pero también pican a los humanos”.

Para aquellas personas que estén interesadas en descubrir el análsis completo de este nuevo método, saldrá publicado esta semana en la resvista PLoS ONE.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de