Guillermo Crespo ha explicado que la inclusión de las nuevas especies se ha debido a que la “biodiversidad extremeña es sorprendente y cada vez aparecen nuevas especies”, así como a la incorporación de otros animales del catálogo nacional, “que es más estricto”.

Este libro, del que se han editado más de 1.000 ejemplares, será distribuido entre las instituciones y los profesionales del sector medioambiental, ofrece información sobre 41 invertebrados, 16 peces, 16 anfibios, 27 reptiles y 52 mamíferos.

El titular de Medio Ambiente ha destacado que el catálogo, una “magnífica herramienta para entender y conservar la biodiversidad en Extremadura”, recoge, de la totalidad de las especies descritas, un mapa de distribución geográfica, foto de la especie y foto de su hábitat, así como información referente población y tendencia, alimentación, reproducción, comportamiento, estado de amenaza y medidas de conservación necesarias.

Por otra parte, Guillermo Crespo ha subrayado que, “gracias a este trabajo, se han descubierto algunos endemismos extremeños, es decir, que sólo existen en la región, como un tipo de crustáceo o cangrejo y una especie de coleóptero o escarabajo”. También destacan otros endemismos ibéricos, del sur de la península o de la cuenca del Guadiana.

No obstante, el libro también recoge “especies más populares”, como el lince ibérico, ha dicho el director general, en “régimen delicado en peligro de extinción”. Extremadura cuenta desde este año con ejemplares de lince ibérico en el Centro de Cría en Cautividad de Zarza de Granadilla.

El responsable de Medio Ambiente ha recordado también el avance en conocimiento y reconocimiento del murciélago en Extremadura, región que está “a la cabeza en la investigación de dicha especie a nivel nacional”.

Además de los planes específicos de recuperación de la libélula o el murciélago, Guillermo Crespo se ha referido a otras políticas activas de recuperación, entre las que destacan los proyectos de conservación de artrópodos, de quirópteros y del Complejo lagunar y llanos de la Albuera.

Asimismo, ha señalado que el Centro de Recuperación de los Hornos ha recogido y atendido a más de 18.200 animales, el 61% de los cuales han retornado al medio natural.

Finalmente y gracias al conocimiento adquirido, la Dirección General del Medio Natural se marca como directrices de futuro la disminución de la pérdida de la biodiversidad de la región, para lo que ha puesto en marcha el Banco de Germoplasma de fauna y flora extremeña amenazada, y el conocimiento y reducción del impacto de las especies invasoras.

En este sentido, la Unión Europea ha concedido a la Junta de Extremadura un Programa Life de lucha contra especies invasoras para los próximos 5 años.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de