La Consejería de Medio Ambiente del Principado de Asturias activará esta misma semana un plan de vacunación entre reses de Mieres tras haberse detectado en una explotación ganadera de Les Cuestes de Loredo el primer caso de lengua azul de las comarcas hulleras. Fuentes de la Consejería explicaron que «aunque hasta el momento no se tiene el resultado de todos los análisis realizados al animal, todo indica que se trata de un caso de lengua azul».

Medio Ambiente explica que hasta la fecha no se había conocido ningún otro contagio en reses de los valles mineros del centro de Asturias. «En unos días se iniciará una campaña de vacunación que comenzará en la misma explotación en la que se ha detectado el animal enfermo, donde inicialmente no parece que haya más reses afectadas, y se irá ampliando a otras explotaciones de la zona», explicaron ayer desde la Consejería de Medio Ambiente, que reconoce que las ovejas son bastante más vulnerables a la enfermedad que las vacas.

Los técnicos del Principado han confirmado, como ya adelantó un veterinario privado, que el animal afectado, una oveja propiedad de José Manuel Estrada, «presenta todos los síntomas de la enfermedad». El propio ganadero puso el caso en conocimiento de la Consejería de Medio Ambiente para que sus veterinarios examinasen al animal. Los síntomas que tiene la oveja y que coinciden con los que corresponden al mal de la lengua azul son cojera, morro hinchado y lengua gruesa «como un chorizo».

El Gobierno de Asturias, ante la expansión de la lengua azul por el Principado, ha decidido ampliar el número de veterinarios dedicados al examen de esta enfermedad y, al tiempo, ha constituido un comité de expertos para su seguimiento, coordinado por el profesor Javier Lucientes. El equipo, compuesto por ocho veterinarios, además de por un coordinador y un asesor, informará cada quince días al Ejecutivo regional de la evolución de los trabajos, centrados en la erradicación y prevención de una enfermedad rebelde y difícil de combatir.

La enfermedad de la lengua azul, como recordaron ayer desde Medio Ambiente, se detectó por primera vez en España en el año 2000. Aquel primer caso se localizó en las islas Baleares. Hasta 2004 no se encontrarían animales infectados en la Península. Los primeros aparecieron al sur del país y poco a poco fueron extendiéndose hacia el Norte. En marzo de 2008 se detectó la primera res con la enfermedad en territorio asturiano. Medio Ambiente identificó el caso con una vaca importada desde Alemania ya que el serotipo de la enfermedad era el número ocho. La administración regional inició entonces una campaña de vacunación por toda Asturias. Medio Ambiente alcanzó acuerdos con agrupaciones sanitarias para que los veterinarios privados pudieran servir de apoyo en la campaña y multiplicar esfuerzos.

El de Les Cuestes de Loredo es el primer caso de lengua azul que ha trascendido en las Cuencas a partir de un diagnóstico veterinario. Sin embargo, diversas fuentes del sector consultadas aseguran que ya se han producido otros. Medio Ambiente lo negó ayer.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de