“La provincia de Córdoba se encuentra en emergencia forestal debido a los desmontes y a los incendios, muchos de ellos intencionales. Esto ocurre en gran medida por la irresponsabilidad de productores agropecuarios y por la falta de controles efectivos. Es necesario que la provincia adopte una política firme en defensa de sus últimos bosques nativos; que adecue su ley local a la nacional, mejore los controles y castigue severamente a quienes violan la ley, obligándolos a reforestar”, señaló Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.  

La organización ambientalista advirtió en varias oportunidades que la Ley provincial de Ordenamiento Territorial de los Bosques de Córdoba es inconstitucional, porque la misma no cumple con varios de los artículos y criterios que exige la Ley nacional 26.331 de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. 

En ese sentido, la Universidad Nacional de Río Cuarto presentó un pedido de inconstitucionalidad a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Córdoba tiene una superficie total de 16 millones de hectáreas, de las cuales el 70 por ciento (12 millones de hectáreas) eran de bosque nativo. En la actualidad, sólo queda aproximadamente el 5% la superficie original: cerca de 600.000 hectáreas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de