El recuento tradicional de la población de nutria en las Hoces del Riaza cumple 18 años. Como cada verano, los voluntarios de WWF acuden a este evento anual. En esta edición no sólo se detectó al animal de forma visual, sino que también fue posible la obtención de imágenes fotográficas por parte de una de las voluntarias participantes durante la espera del amanecer, que constatan la presencia de la nutria en este tramo del río.

Los voluntarios realizaron una espera de cinco horas distribuidas entre el atardecer y el amanecer del día siguiente, confirmando la existencia de al menos 2 territorios ocupados por nutrias, el primero a escasos kilómetros del núcleo de población de Montejo de la Vega (aguas arriba del pueblo), y otro dentro del cañón del río Riaza situado entre el Embalse de Linares y el núcleo de Montejo.

En esta edición la nutria ha sido observada por parte de 5 voluntarios. El número de observaciones que han tenido lugar son 7 en total, 4 durante la noche y 3 durante la mañana. También se observaron otras especies que, como la nutria, son indicadoras de una buena calidad del ecosistema fluvial, como la rata de agua. Como en años anteriores, los voluntarios detectaron una gran variedad de animales diferentes, entre las que destacan el martín pescador, el abejaruco, la oropéndola y la garza real, y mamíferos como el jabalí, zorro y el corzo. En total fueron detectadas más de 80 especies diferentes.

La presencia de nutria en este tramo del río Riaza muestra un año más su buen estado de conservación, aunque aún queda bastante trabajo por hacer para asegurar el óptimo estado del río y sus riberas. En concreto, se hace necesaria la depuración de las aguas de muchos municipios que vierten al río, así como la restauración ambiental del bosque de ribera en algunas zonas en las que ha sido sustituido por cultivos o plantaciones. Además, la presa de Linares y el régimen de sueltas de agua para regadío en verano alteran las condiciones naturales del río.

Esta actividad anual sirve para implicar a voluntarios de WWF y población local en la conservación de uno de los refugios de fauna más valiosos del centro peninsular. Por otra parte, el censo visual de especies, como la nutria o la rata de agua, ayuda a conocer el estado ambiental del río. Los participantes colaboraron durante el resto del fin de semana en la revisión y mantenimiento de plantaciones llevadas a cabo dentro del programa de restauración forestal de WWF.

Con esta actividad, comienzan las acciones de participación, sensibilización y educación ambiental de la temporada de verano en El Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega (Segovia). En julio tendrá lugar el Campamento para niños de 9 a 14 años en el Albergue Sendas del Riaza, que organiza la cooperativa de Gredos San Diego y en el que colaborará WWF España con distintas actividades de educación ambiental. Y en agosto se realizarán, como en años anteriores, la Semana de la Participación Local, para jóvenes de Montejo de la Vega y de otras localidades vecinas, y los talleres de educación ambiental para niños.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de