Cada año pasan por “El Ardal” alrededor de 300 animales tras sufrir golpes, caídas de nido o choques contra tendidos eléctricos, vallados cinegéticos o vehículos. Además del aguilucho, otras especies como el sisón, la ganga, la avutarda o la alondra también se encuentran en peligro de extinción dentro de la región.

El aguilucho cenizo

Esta pequeña rapaz cuenta con alas y cola largas, permitiéndole planear con facilidad y dándole un vuelo lento muy útil para escudriñar los pastizales y campos cerealistas. Durante los últimos treinta años, este ejemplar de ave se ha visto reducida por la mecanización de las labores agrícolas o la quema de rastrojos.

Campaña de salvamento

Con motivo de este elevado riesgo de desaparición, la delegación de Industria, Energía y Medio Ambiente de la Junta en Cuenca, a través del Organismo Autónomo de Espacios Naturales, ha creado una campaña de salvamento del aguilucho cenizo.

Según informó el coordinador provincial de Organismo Autónomo, Enrique Montero, este animal cría en el suelo, normalmente en mitad de un campo de cereal, y el proceso de cría no se ha completado en las fechas en las que se inicia la siega. Por tanto, "tenemos nidos con huevos o pollos pequeñitos que, si el agricultor no percibe su presencia, se enfrentan a una muerte directa", continuó diciendo.

Con esta campaña, en la que colaboran técnicos y los agentes medioambientales, se vigila toda la zona de La Mancha, Manchuela y Alcarria para detectar la ubicación de los nidos y contactar con los titulares de los terrenos. Así se les avisa de la presencia de una especie protegida nidificando y se arbitran los mecanismos necesarios para su salvaguarda.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de