El análisis presenta una descripción detallada de las especies amenazadas en los 27 Estados miembros de la UE, y revela que el porcentaje más alto de especies amenazadas en la UE se encuentra en el área del Mediterráneo, que acoge la mayor biodiversidad de Europa.

“Gracias a sus condiciones bioclimáticas, la región mediterránea es un lugar clave para la biodiversidad reconocido a nivel mundial, ya que acoge una variedad extraordinaria de especies”- declaró Antonio Troya, Director del Centro de Cooperación del Mediterráneo de UICN- “La supervivencia de muchas de estas especies está en riesgo debido a que las actividades humanas han impactado de forma negativa en los hábitats. Se trata de un desafío importante al que los responsables políticos europeos deben hacer frente. La Lista Roja de la UICN de Especies Amenazadas supone una herramienta importante para analizar las tendencias de las poblaciones de especies y puede servir como referencia para ejecutar con eficacia planes de acción y políticas a diferentes niveles”.

España, Portugal y Grecia cuentan con el mayor número de especies amenazadas a nivel europeo, y deben actuar de forma inmediata. De las 2.032 especies analizadas que habitan en España, el 21% se consideran amenazadas a nivel europeo. El 15% de las 1.215 especies europeas que habitan en Portugal se encuentran amenazadas y lo mismo sucede con el 14% de las 1.684 especies europeas que se han registrado en Grecia.

De las especies que se han analizado hasta ahora, las de agua dulce, tales como peces, moluscos y anfibios, son las que corren mayor riesgo. En concreto, la anguila europea (Anguilla anguilla) y la ostra perlífera de agua dulce (Margaritifera margaritifera) están especialmente amenazadas. La situación de los moluscos terrestres, libélulas y algunos mamíferos, como el visón europeo (Mustela lutreola), también es grave. Las especies se encuentran amenazadas principalmente por la pérdida, fragmentación y degradación de su hábitat, que se debe en gran parte a la expansión agrícola y urbana, la construcción de presas y la contaminación de las aguas.

Llamamiento a los Estados de la UE

Pese a que es imperativo que se lleven a cabo acciones de conservación en el Mediterráneo, el estudio hace un llamamiento a todos los Estados miembros de la UE para que adopten las medidas adecuadas con el fin de frenar el descenso de las poblaciones actuales de especies y evitar la extinción de las mismas.

“Es posible salvar a las especies de la extinción pero para ello es necesario realizar labores de investigación legitimada y aumentar los esfuerzos coordinados”- afirma Ana Nieto, Funcionaria regional de conservación de biodiversidad en UICN – “Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se han comprometido a detener la pérdida de biodiversidad y la degradación de los servicios de los ecosistemas para 2020. Es necesario que tanto estos países como la UE realicen una inversión considerable para lograr este objetivo y asegurar una mejora de la situación de las especies europeas a largo plazo”.

Las políticas de conservación de la UE son de las más avanzadas del planeta. Las directivas sobre aves y hábitats han logrado recuperar muchas especies.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de