La impartición de charlas educativas en centros escolares de concejos, en los que aún sobreviven ejemplares de urogallo y oso pardo cantábrico, es una de las acciones divulgativas que se ha puesto en marcha en el marco del "Proyecto de Mejora de Hábitat de Urogallo y Oso pardo en Asturias" con la colaboración de la Fundación Biodiversidad.

Sin lugar a dudas, las dos reproducciones a tamaño natural de un macho y una hembra de urogallo cantábrico que acompañan al monitor del FAPAS,  Fondo para la protección de los Animales Salvajes, allá donde va, son las que más expectación despiertan entre los escolares.

Aula de La Manjoya

No dejan de sorprender también a los alumnos aspectos sobre la peculiar biología del urogallo, el espectacular celo de los machos, sus hábitos alimenticios o las amenazas a las que ha de hacer frente esta especie; depredación de jabalís y zorros sobre huevos y pollos, presión de herbívoros sobre brotes tiernos de arandaneras, molestias humanas o el propio cambio climático.

Además de las 15 charlas impartidas hasta la fecha, el FAPAS desarrollará durante esta primavera desde el Aula de La Manjoya itinerarios interpretativos y talleres en torno al urogallo, el oso pardo y la importante labor polinizadora de las abejas. Entre los materiales que se están repartiendo a los alumnos y personal docente participantes en el programa, se encuentra un Cuadernillo Didáctico, un audiovisual y un Manual sobre la importancia de la apicultura para la conservación de la Biodiversidad.

Se espera que más de 1.000 escolares de educación infantil y primaria participen en el programa educativo "Urogallos, Osos y Abejas".

En paralelo con estas acciones divulgativas, el FAPAS está desarrollando en Páramo de Teverga y Degaña un intenso trabajo de campo con el objeto de mejorar las condiciones de los ecosistemas en los que habita el urogallo; desbroces selectivos para recuperación de pastizales, instalación de estaciones de polinización así como plantaciones de arandaneras, abedules y otras especies vegetales. Todo ello con el objetivo de promover zonas de alimentación y de refugio que contribuyan a conservar la población de urogallo aún existente en Asturias.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de