El primer ejemplar de lince ibérico trasladado desde Sierra Morena a Doñana, "Baya", ha protagonizado uno de los mayores hitos en la conservación del felino más amenazado del planeta. El reforzamiento de las poblaciones de este animal en el Espacio Natural de Doñana, medida experimental puesta en marcha por la Consejería de Medio Ambiente en el marco del actual Proyecto Life Lince, ha quedado consolidada al confirmarse la paternidad de este macho sobre, al menos, dos camadas del núcleo lincero de Coto del Rey.

El equipo de trabajo del doctor Godoy, científico titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en la Estación Biológica de Doñana (EBD), ha sido el encargado de confirmar recientemente la paternidad. Para ello se han realizado estudios comparativos entre el ADN de los cachorros y del ejemplar adulto, los cuales han corroborado el éxito de esta experiencia. Esto supone un avance para la especie en Andalucía, cuyas dos únicas poblaciones están marcadas por el aislamiento geográfico y un elevado nivel de endogamia.

Leucemia Felina

Por tanto, los estudios genéticos han verificado las primeras estimaciones llevadas a cabo por los técnicos del equipo Life Lince respecto a la paternidad de "Baya" sobre las camadas de "Viciosa" y "Wari", dos hembras que habitan en la zona de Coto del Rey, la más afectada por el brote de leucemia felina –ya superado- que sufrió Doñana.
 
A causa de esta enfermedad, la zona se quedó con tres hembras reproductoras que, sin embargo, no tenían macho con el que aparearse. Esta circunstancia adelantó el reforzamiento poblacional previsto en otra área de Doñana y allanó el camino que llevaría a "Baya" de vuelta al medio natural.

Programa Life Lince

Los nacimientos de estas camadas suponen un primer paso para invertir la situación de consanguinidad que sufre la población de linces de Doñana. Un logro importante que requiere mantener los esfuerzos a medio plazo para que estos linces mixtos alcancen la madurez sexual y emprendan su propia reproducción, afianzando y dispersando esta nueva línea genética.

Estos nuevos cachorros aumentan la diversidad genética precisamente en el núcleo que presenta más debilidades en este aspecto. La pérdida de variabilidad genética que causa el aislamiento y la reducción de poblaciones es una de las mayores amenazas para la supervivencia del lince.

Tras los resultados obtenidos en Andalucía, el próximo paso a seguir en el marco del Programa Life Lince (dotado con 26 millones de euros) será la reintroducción de linces en antiguos asentamientos de la especie. Esta iniciativa, para cuyo éxito se trabaja en estos momentos, se concretará a partir de 2011 con la suelta de ejemplares en zonas estratégicamente seleccionadas de esta misma comunidad autónoma, además de Extremadura, Castilla La Mancha y Portugal.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de