En la bahía de los espíritus en Nueva Zelanda se ha hallado un joven macho de seis meses de ballena pigmea. Se trata de una rara especie de ballena, denominada Caperea marginata que es la más pequeña del mundo con una longitud es de seis metros y medio y un peso que alcanza las tres toneladas.

Con el nombre científico de "Caperea Maginata" es una especie poco conocida y en peligro de extinción y a la que sólo se han avistado este tipo de ballenas en 20 ocasiones en los últimos diez años. Estos cetáceos que se cree viven en el hemisferio sur tienen el dorso de color gris y presentan dos manchas cerca de los ojos. La ballena pigmea fue descrita por primera vez en 1846.

Los científicos están sorprendidos con varias características de la ballena pigmea que hasta ahora no se conocían. El ejemplar macho está en buen estado y tiene pelo. Algo extraño porque aunque otras ballenas nacen con pelo luego lo pierden en la edad adulta.

Además la Caperea marginata tiene más costillas que el resto de las ballenas, más de 18, y las últimas se superponen. Un rasgo que comparten con el oso hormiguero y el pangolín. En estos animales las costillas extras contribuyen a hacer más rígido el esqueleto, en el caso de la ballena podrían mejorar su capacidad natatoria.

El examen del ejemplar ha confirmado otro rasgo singular de la ballena pigmea. La laringe no está en el centro del tracto respiratorio sino que aparece a un lado.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de