Los planes de recuperación tienen como fin garantizar la conservación de la especie que vive en estado silvestre en el territorio gallego y de sus hábitats y establecer medidas que preserven, mantengan y restablezcan sus poblaciones naturales. Así, se trata de corregir los problemas de conservación, realizando un plan previo donde se recogen trazos biológicos, estado de la población o del espacio de la especie.

Para proponer y justificar las medidas de manejo necesarias para conseguir estos objetivos, y diseñar las acciones para evaluar la efectividad de las mismas, un plan de gestión de especies amenazadas debe abordar unos aspectos básicos, como son la biología de la especie, la definición de la unidad de conservación, la identificación exacta del estado de la población a partir de identificadores del tamaño poblacional, el uso del espacio por parte de la especie, los factores limitantes, y la identificación de que parámetros están fallando en la población y cuáles son las causas más probables.

En el caso de la tortuga (Emys orbicularis L.), las principales amezas son la destrucción del hábitat, introducción de especies exóticas invasoras, capturas como mascota, córvidos y contaminación. Los objetivos del plan se centrarán en evitar las aficiones directas por acciones antropogénicas, favorecer el incremento de la población, reintroducir la especie en por lo menos 4 nuevas localidades, conservar y mejorar la calidad o crear un fondo documental de apoyo a la gestión. Los ámbitos de actuación para esta especie se ubican en las zonas de Arnoia, Rubio, Corrubedo y Avia.

Para la escribenta das canaveiras (Emberiza schoeniclus subsp. lusitanica Steinbacher), son el abandono de aprovechamientos tradicionales como el pastoreo, el corte de vegetación entre abril y mayo y las molestias en época de nidificación. Los objetivos son: aumentar el tamaño de la población hasta duplicar la actual, fomentar la colonización de humedales de reproducción que se perdieron e informar, concienciar y hacer partícipe a la sociedad. Las zonas de recuperación se corresponden con el Esteiro del Miño, la Laguna de Vixán y los Canizais do Ulla, Laguna da Frouxeira, Canizais de San Xurxo, Humedal de Barrañán, Marismas de Baldaio y Ponteceso, Viga y Outes.

Por último, para la píllara de las dunas (Charadrius alexandrinus L.), las principales amenazas son limpieza mecánica de las playas o vehículos circulando por playas y dunas, acampada al aire libre en las playas, perros sueltos en las playas, animales depredadores.

Los objetivos del plan se centrarán en proteger las áreas de cría, mantener los recursos y mecanismos necesarios para el manejo y protección de la especie y sus hábitats a largo plazo y realizar un seguimiento y evaluación de las medidas adoptadas. Las zonas sobre las que se actuarán son Doniños, Baldaio, San Xurxo, Pantín, Frouxeira, Altar y Pampillosa, Carragueiros, Barraña, A Corna, Carnota, O Testal, Bao o A Lanzada.

Durante el proceso de información pública, los particulares y las asociaciones podrán presentar alegaciones a los planes.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de