En la misma, ha advertido de los efectos devastadores que tres especies están causando al regadío andaluz:

Los briozoos, organismo colonial que está obturando los filtros y redes de riego en muchas zonas del Guadalquivir; el mejillón cebra, que está causando estragos en todo el río Genil desde el embalse de Bermejales en Granada hasta el de Cordobilla en Córdoba; y la almeja asiática, que está afectando a muchas zonas andaluzas, tanto del Guadalquivir como de la Demarcación Tinto-Odiel-Piedras. Asimismo, se teme con gran inquietud la llegada de una cuarta especie que está causando estragos en otras cuencas españolas: el caracol manzana.

El secretario general de Feragua ha explicado que todas estas especies están afectando de manera especial a los equipos de riego de zonas modernizadas (el daño es sobre todo en filtrados y tuberías) por lo que su impacto es especialmente grave en el regadío más eficiente y competitivo.

Las zonas regables de Granada no se escapan del impacto de estas terribles plagas. “Aunque es difícil saberlo con seguridad hasta que no se haga un estudio serio sobre el tema, calculamos que más de 15.000 hectáreas de zonas regables de Granada están afectadas por el mejillón cebra y más de 30.000 por los briozoos.

Tenemos constancia de la presencia del mejillón cebra en el Embalse de Bermejales, que abastece el sistema Embalse de Bermejales-Canal de Cacín, y en el Embalse de Iznájar, el más grande de Andalucía, que abastece todo el sistema de regulación general del Guadalquivir. En cuanto a los briozoos, se han detectado en muchos embalses de Granada por un Estudio encargado por la propia Confederación Hidrográfica del Guadalquivir”, ha señalado Pedro Parias, que ha añadido que la proliferación del Mejillón Cebra se debe a las embarcaciones de recreo y deportivas que pasan de embalses a otro sin las debidas precauciones de lavado y limpieza de las mismas y los Briozoos se desarrollan en mayor magnitud en zonas de ríos con alto contenido en materia orgánica, asociado normalmente a fenómenos de baja o nula depuración de las aguas residuales urbanas.

Ante esta situación, el secretario de Feragua ha pedido a las administraciones públicas competentes, tanto a la Junta de Andalucía como la Confederaciones del Guadalquivir y del Guadiana, que se coordinen para poner en marcha la forma urgente un Plan de Prevención y Erradicación de Especies Exóticas, que están produciendo “un daño económico enorme en estas zonas regables modernizadas, además de un grave daño medioambiental contra la biodiversidad de la fauna y flora autóctona andaluza”

Asimismo, ha señalado que las administraciones “ya están tardando” en diseñar y poner en marcha este plan, y ha puesto el ejemplo del Ebro, donde las administraciones sí están destinando una fuerte inversión para combatir estas plagas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de