Esta campaña agrícola se ha caracterizado por fenómenos climáticos dispersos poco frecuentes que van desde graves sequías a inundaciones. Sin embargo, los efectos del mal tiempo en los cultivos en algunas zonas de la UE se han compensado en otras. Este pronóstico, publicado por la Comisión Europea, se basa en un análisis realizado por el servicio científico interno de la Comisión, el Centro Común de Investigación (JRC).

En general, Europa ha sufrido un duro invierno, con oleadas de temperaturas excepcionalmente bajas en diciembre, enero, febrero y también en marzo (por ejemplo, nevadas en España), lo que ha retrasado el comienzo de la temporada. En la primavera y el comienzo del verano hubo una grave penuria de precipitaciones en el Reino Unido, el oeste de Francia, los países del Benelux, el norte de Alemania, el este de Polonia y Grecia. Hubo inundaciones en Chequia, Eslovaquia, Hungría, Polonia y Rumanía. En cambio, España e Italia tuvieron lluvias beneficiosas y abundantes en la pasada primavera. Alemania, el centro y el norte de Francia y los países del Benelux sufrieron temperaturas muy altas en junio y julio, combinadas con escasas precipitaciones. 

Las previsiones facilitan estimaciones de rendimiento de los principales cultivos de la Unión Europea 

El rendimiento previsto de los cereales (trigo, cebada, maíz y otros cereales) es de 5,1 toneladas por hectárea en toda la UE, la misma cifra que el año pasado (+0,7 %) y por encima de la media de cinco años (+5,0 %). Se calcula que la superficie total utilizada en la Unión Europea para el cultivo de cereales en 2010 ha disminuido un 3 % respecto a 2009. 

Se prevé que la cosecha total de trigo blando sea superior a la media de los cinco últimos años, pero las previsiones para los dos grandes productores, Alemania y Francia, revelan un rendimiento inferior a la medida que también es claramente menor que el del año pasado. En esos países, las condiciones de sequía y calor sufridas recientemente han imposibilitado unas mejores cosechas. 

Se prevé que Italia, el principal productor de trigo duro, registrará un rendimiento medio similar al de Francia.  En España, el trigo duro se ha resentido de las precipitaciones excesivas durante el invierno en Andalucía y se prevé que las cosechas sean un 16 % inferiores a la media

Las condiciones de calor y sequía han afectado a la cebada de invierno menos que al trigo blando. En los dos principales países productores, Alemania y Francia, se prevé un rendimiento dentro de la media, aunque un 4 % inferior al del año pasado. Se prevé que España, que suma la cuarta parte de la producción de cebada de primavera, tenga un rendimiento un 15 % superior a la media de los cinco últimos años.

Mientras que la cosecha de cereales de la UE debería alcanzar unas cifras medias, el sistema de pronóstico de las cosechas del JRC detecta condiciones muy críticas (calor y sequía) que afectarán gravemente a la producción vegetal de invierno en Rusia, especialmente a lo largo del río Volga.

Antecedentes

Durante la temporada agrícola, el Centro Común de Investigación (JRC) de la Comisión Europea publica periódicamente previsiones de rendimiento de los principales cultivos y elabora análisis del efecto de las condiciones metereológicas en la producción vegetal. Estas previsiones se basan en una metodología que recurre a la teledetección por satélite y a modelos matemáticos de simulación del crecimiento de los cultivos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de