La fundación para la conservación del buitre negro, con sede en mallorca, se persona hoy jueves en Lleida en un juicio por envenenamiento de la fauna silvestre.

Los acusado fueron sorprendidos el 1 de abril de 2006 por los Agentes Rurales cuando colocaban cebos envenenados, concretamente carne impregnada de Carbofurano (insecticida clasificado como muy tóxico), en el término municipal de Ciutadilla, con el objetivo de eliminar animales predadores de la caza. Asimismo, en 2002 se localizaron en la misma zona cebos envenenados con otra sustancia altamente tóxica: Aldicarb. Curiosamente, entre 2002 y 2006, los Agentes Rurales encontraron animales muertos en Ciutadilla y Rocallaura. Tras los informes toxicológicos, se determinó que habían muerto por la ingesta de cebos envenenados con las sustancias anteriormente citadas: Aldicarbo y Carbofurano.

La colocación de cebos es una práctica cruel y nada selectiva para la eliminación de predadores, que tiene consecuencias graves sobre las especies amenazadas y para el conjunto de los ecosistemas.

Los hechos imputados, de ser probados, constituyen un delito continuado contra la fauna contemplado en el artículo 336 del Código penal, por el que los acusados puedes ser condenados a dos años de prisión y a tres años de inhabilitación especial para el ejercicio de cazar.

En el transcurso del juicio, está previsto que testifiquen los Agentes Rurales, los dos veterinarios que realizaron las necropsias a los animales envenenados, el jefe del Servei de Protecció de la Fauna, Flora i Animals de Companyia del Departament de Media Ambient de la Generalitat de Catalunya, entre otros.

La experiencia adquirida y el éxito en los casos en que la BVCF se ha personado como acusación particular en casos de envenenamiento en Baleares, sirve de motivación para que los agentes implicados (agentes de Medio Ambiente, Seprona, ONGs, la ciudadanía…) aúnen esfuerzos para denunciar casos de envenenamiento en nuestras islas. Se puede realizar a través del teléfono S.O.S. VERÍ 900 713 182.

Actualmente, la Fundación para la Conservación del Buitre Negro, con sede en Mallorca, es responsable y asume la coordinación del Programa Antídoto / SOS-Veneno, creado en 1988 y auspiciado, entre otras instituciones y organismos, por el Ministerio de Medio Ambiente y la Fundación Biodiversidad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de