Avutarda
Avutarda /Pedro Trejo

La Consejería de Medio Ambiente ha suscrito 24 convenios colaboración para llevar a cabo proyectos de conservación de la fauna en fincas particulares.

Esta actuación tiene como objetivo principal la búsqueda de acuerdos con los propietarios de aquellas fincas que son excelentes hábitats para determinadas especies, para garantizar así una correcta gestión del territorio en beneficio de la diversidad biológica.

Con la ratificación de estos convenios en un acto presidido por la delegada provincial de Medio Ambiente en Cádiz, Gemma Araujo, la Junta suma un total de 53 colaboraciones con propiedades particulares, lo que supone una superficie de aproximadamente 28.000 hectáreas en la provincia de Cádiz, el equivalente a la extensión que ocupan el Parque Natural Bahía de Cádiz y el Parque Natural del Estrecho juntos.

Implicar a los propietarios de las fincas

La Delegada provincial ha destacado la necesidad de que la administración ambiental implique en la gestión de la conservación de la biodiversidad, “a los principales actores que forman parte de ella, y que no son otros que los gestores directos del territorio, los propietarios de fincas”.

Los acuerdos están agrupados en tres bloques; grandes rapaces, aves esteparias y humedales. Tres escenarios con características muy diferentes pero unidos por un denominador común, su idoneidad para albergar especies emblemáticas de la provincia que en muchos casos están amenazadas.

Las fincas, refugio de grandes rapaces

Algunas de las fincas que se han incluído en los convenios, sirven como lugar de alimento y refugio para grandes rapaces como el Águila Imperial Ibérica o el Águila Perdicera y aves esteparias, entre las que se encuentra la avutarda, una especie en peligro de extinción. Asimismo los humedales y las salinas, destacan no sólo por su importancia histórica en la provincia sino por acoger a miles de aves acuáticas, por lo que es necesario llevar a cabo acciones de mejora ambiental que –ha subrayado la delegada- repercutan en beneficio de la fauna silvestre y en la mejora general de las fincas, en relación a los aprovechamientos cinegéticos, agrícolas o forestales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de