La situación del lince ibérico en Doñana es muy preocupante, ya que en los últimos años su población ha disminuido en un 20 por ciento. Sin embargo, WWF/Adena considera que en la actualidad se está prestando excesiva atención a aspectos secundarios, como las translocaciones o la cría en cautividad. Todo ello sin antes solucionar asuntos básicos, como la conservación del hábitat -amenazado por la intensificación agraria o la construcción irracional de infraestructuras-, el estado de la población, la elevada mortalidad por furtivismo, las enfermedades o la falta de alimento.

Así, en los últimos días ha trascendido la noticia de que nuevos ejemplares de lince procedentes de Sierra Morena serán liberados en Doñana. WWF/Adena ya se opuso a este tipo de actuaciones, porque no respetan las directrices internacionales para la reintroducción de animales amenazados, establecidas por la UICN. Entre otras condiciones, esta organización de referencia estipula que antes de reintroducir una especie se deben “identificar y eliminar, o reducir a un nivel suficiente las causas previas al declive”. Esto no está ocurriendo en Doñana ya que los problemas, lejos de solucionarse, están empeorando.

De hecho, a lo largo de este año se ha producido la muerte de un ejemplar adulto y de varios cachorros en circunstancias que todavía no han sido aclaradas, lo que pone de manifiesto que soltar nuevos ejemplares en la zona es una medida muy arriesgada.

Además, WWF/Adena cree que estas actuaciones no forman parte de una estrategia para garantizar la supervivencia de la especie en la comarca, sino que más bien son fruto de la improvisación. Resulta revelador que esta propuesta se haya hecho pública sin ser presentada o debatida en la Comisión de Seguimiento del Proyecto Life Lince, ni en el Consejo de Participación de Doñana.

Luis Suárez, Responsable del Programa de Especies de WWF/Adena, recalcó: “La situación del lince en Doñana es desesperada, pues la población ha disminuido significativamente en los últimos tres años. Resulta incomprensible que la Junta de Andalucía siga proponiendo intervenciones puntuales, descoordinadas y sin consensuar”. Y concluye: “De poco sirve traer ejemplares de Sierra Morena, como se ha hecho este año, si no se puede evitar la alta mortalidad de los cachorros. Cabe recordar que, al menos, el 60% de los cachorros hijos del macho translocado (Baya) ha muerto antes de los tres meses de vida”.

Por ello, WWF/Adena vuelve a reclamar un plan de emergencia para garantizar la conservación del lince en Doñana, que aborde los principales problemas de la especie y que integre todas las actuaciones necesarias para garantizar su recuperación. Un plan que, según esta organización, debe ir más allá de las acciones previstas en el Proyecto Life.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de