Cerca de 24 millones de aves acuáticas, de 375 especies diferentes, pasan cada invierno entre África, Europa y Asia central y occidental. 

De ellas, unos dos millones eligen España para sus estancias invernales, dependiendo de las condiciones de los humedales. Conocer el estado de sus poblaciones es clave para, por ejemplo, evaluar la salud de los ecosistemas o el riesgo de extinción de especies como la cerceta partilla, lamalvasía cabeciblanca o el zarapito fino. 

Se trata de una tarea que realizan cada año, y de manera coordinada, cientos de miles de voluntarios a través del Censo Internacional de Aves Acuáticas, que celebra su edición de 2016 el próximo fin de semana, 16 y 17 de enero.

El censo es una de las mayores actividades de ciencia ciudadana que se realizan en el mundo. Sólo nuestro entorno más próximo, el área de distribución de aves que en algún momento visita la península ibérica, comprende 120 países de Eurasia y África.

Desde el viernes y hasta el domingo, aficionados a la observación de aves en esta región del globo visitarán unos 12.000 humedales para anotar el número de ejemplares y los diferentes tipos de especies que están invernando. El censo se completa con grupos en distintos países de América, Asia y Oceanía. 

Los datos son enviados a Wetland International, organización que se encarga de compilar y analizar la información que recibe de las naciones participantes.

“El censo internacional de aves acuáticas no solo es una de las mayores actividades de ciencia ciudadana sino también la más antigua de las que se realizan en Europa. Existen datos desde la década de los ’50 y en España contamos con registros desde 1965”, explica Blas Molina, técnico del área de Estudio y Seguimiento de SEO/BirdLife.  

En España, SEO/BirdLife coordina la labor de ciencia ciudadana de cientos de voluntarios, que desde la fundación de la organización, en 1954, realizan tareas de seguimiento de aves respetando los espacios protegidos y los trabajos que realizan distintas administraciones. 

Se hará especial seguimiento a especies acuáticas invernantes como el porrón moñudo,  porrón común o el silbón europeo –las tres, especies de patos-, cuyas poblaciones han mostrado una tendencia negativa  en los últimos años, pero tampoco se descuidarán aves como el tarro blanco, que parece incrementar su presencia en el país. 

Convocatoria abierta

La convocatoria para participar continúa abierta. “Cualquier persona puede participar acercándose al humedal más cercano a su casa o animarse a organizar una excursión al campo. Solo son necesarios los prismáticos o un telescopio, y una guía de identificación de aves acuáticas”, explica el experto de SEO/BirdLife. 

La aplicación móvil de aves acuáticas, cuyo desarrollo ha contado con el apoyo de Fundación Biodiversidad, puede descargarse  para sistema Android en Play Store.

Sigue el censo en redes sociales con la etiqueta #Acuaticas2016



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de