• Depuradoras fallidas por valor de varios millones de euros, convenios de mantenimiento incumplidos y vertidos anuales de miles de litros de aguas residuales, estarían en la génesis y desarrollo de un presunto delito ambiental continuado.
  • El consenso de la comunidad científica evidencia que la contaminación del Lago de Sanabria podría ser irreversible si no se adoptan las medidas oportunas y urgentes.

La Estación Biológica Internacional Duero-Douro (E.B.I.) registró el pasado lunes 4 de Noviembre en Presidencia de la Junta de Castilla y León tres estudios científicos (fechados en abril, junio y septiembre de 2013) del equipo coordinado por el Dr. Antonio Guillén Oterino, eminente Doctor en Biología y premio mundial ‘Google Science Fair 2012’, y un manifiesto de conclusiones firmado en Octubre por más de una veintena de científicos y expertos de España, Portugal y Francia, que corroboran las conclusiones de que la contaminación del Lago de Sanabria podría ser irreversible si no se toman medidas urgentes en infraestructuras de depuración y políticas de saneamiento que paralicen los actuales vertidos de aguas residuales-fecales que se mezclan con el agua del Lago de Sanabria, un importante ecosistema europeo y una de las joyas naturales de la península ibérica. La EBI registró ayer igualmente las investigaciones y apoyos en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, del que depende la Confederación Hidrográfica del Duero, advirtiendo de las irregularidades y la problemática medioambiental.

El origen de la actual situación se encuentra en la construcción de depuradoras fallidas por valor de varios millones de euros, convenios de mantenimiento incumplidos y vertidos anuales de miles de litros de aguas residuales, en una supuesta negligente gestión por parte de las autoridades competentes que podría ser calificado como un presunto delito medioambiental continuado por la persistente negación y abandono.  

Las investigaciones concluyen que el origen de la contaminación se encuentra en la proliferación de organismos impensables en estas aguas motivados por vertidos residuales de origen humano, que a lo largo de los últimos 13 años, han procedido de los municipios que lo circundan debido a infraestructuras de depuración deficientes y la persistente inacción de la Junta de Castilla y León.

Cronología de hechos de una negligente gestión ambiental

En el año 2000, La Junta de Castilla y León ejecutó con fondos europeos un plan de depuración integral para el Lago de Sanabria con obras por valor de cinco millones de euros y la creación de cinco depuradoras en distintos puntos. El principal municipio, Galende, recepcionó la obra aun considerándola ineficaz, negligentemente ejecutada y mal dimensionada. Las consecuencias aparecen perfectamente documentadas en la hemeroteca de los últimos 10 años, intervenciones en las Cortes de Castilla y León en 2007 e informes del Procurador del Común en los años 2003, 2004, 2006 y 2011.

En 2001 se firmó un acuerdo tripartito entre la Junta, la Diputación de Zamora y Galende para financiar el elevado coste de mantenimiento de la infraestructura, convenio que se ve interrumpido ya en 2003. El enfrentamiento entre administraciones es reiterado, el mantenimiento se incumple, se establecen nuevas propuestas e inversiones que nunca son ejecutadas y miles de litros de aguas residuales acaban vertidas año tras año en los mismos lugares y por los mismos motivos, mientras los vecinos y visitantes se quejan de la situación. Esto acredita el carácter no-accidental de los sucesos.

En 2006 un informe de la consultora INMSA para el Plan de Ordenación de Recursos Naturales encargado por la propia Junta de Castilla y León advierte de los vertidos y las deficiencias de depuración y concluye diciendo que “…el sistema de depuración instalado en las cuatro estaciones depuradoras de aguas residuales analizadas no se adapta a las variaciones estacionales de carga que se producen en este enclave turístico”.  Estas conclusiones quedan recogidas en la propia Memoria Anual del Parque Natural del Lago de Sanabria.  
Junta y la Confederación Hidrográfica niegan los hechos

La reciente alerta científica hecha pública por la EBI sobre la problemática tampoco ha obtenido una respuesta positiva ni por la Junta de Castilla y León ni la Confederación Hidrográfica del Duero (dependiente del Magrama), que han desacreditado las investigaciones sustentadas por la comunidad científica sobre el proceso avanzado de contaminación.

Los vertidos residuales son una práctica ilegal prohibida y sancionada por la Unión Europea en cualquier ecosistema de la Red Natura 2000, pero es que además, implican una total pérdida de credibilidad para la misma administración ambiental que gestiona los fondos asociados a este tipo de ecosistemas. La administración autonómica habría invertido millones de euros en una depuración deficiente, sin que ninguno de las administraciones competentes (Servicio Territorial de Medio Ambiente, Fundación Patrimonio Natural, Sociedad Pública de Medio Ambiente de la Junta, Confederación Hidrográfica del Duero) hayan dado la voz de alarma hasta la fecha.

Soluciones posibles: depuradora central y riguroso mantenimiento

Las soluciones de carácter técnico indispensables para paralizar la eutrofización del Lago de Sanabria competen a la Junta de Castilla y León y al MAGRAMA a través de la Confederación Hidrográfica del Duero. La Estación Biológica Internacional Duero-Douro, al ser una institución privada y, por tanto, no competente, solo puede realizar recomendaciones en ningún caso vinculantes. No obstante, la EBI considera que las administraciones involucradas, que conocen perfectamente el problema, han realizado años atrás estudios de ingeniería de obras públicas con soluciones viables para detener el problema.

Dos soluciones evidentes de índole general serían que todos los colectores del Parque Natural estuvieran conectados a uno general, canalizado todo aguas abajo hasta una misma depuradora, en la parte del Lago de Sanabria. Y por otro lado, sería indispensable la renovación del convenio de colaboración tripartito suscrito en el año 2001 entre la Consejería de Medio Ambiente, la Diputación Provincial de Zamora y el Ayuntamiento de Galende, paralizado desde 2003, para financiar el debido mantenimiento de las depuradoras o depuradora en su caso, para evitar que, como ha sucedido, haya problemas sustanciales en el mantenimiento de las infraestructuras motivado por un choque frontal entre administraciones acusándose unas a otras de no atender la partida correspondiente a cada institución, establecida en su momento con este reparto: Consejería de Medio Ambiente (61,5%), Diputación de Zamora (19,25%) y Galende (19,5%).

Por último, y con carácter general, la EBI quiere manifestar que la alerta ambiental denunciada públicamente se ha realizado con el único fin de preservar una joya del patrimonio natural español como el Lago de Sanabria, el mayor lago glaciar de la península ibérica. Asimismo, ofrece a las administraciones públicas de cualquier signo político, ahora y en el futuro, todos sus recursos disponibles para ayudar en la mejor solución a esta crisis ambiental.



1
Dejar una respuesta

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más mediático
1 Autores de comentarios
VEGA Autores de comentarios recientes
  Suscribir  
el más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
VEGA
Huésped
VEGA

Buenos dias, queria intervenir y preguntarle : Hasta cuando se va ha hablar sin que nada pase ? Conozco el lago desde mas de 40 anos atras y solo viendolo en verano ya se que cada ano esta mas sucio : sitios donde se banaba uno de pequeno y ahora en lugar del agua limpia que habia hay musgo, huele a mierda y no se ve el fondo del rio. Y que decir de las algas que tocas con los pies cuando nadas en la orilla de la playa de los enanos ? Si hay algo que se pueda hacer… Leer más »