IRTA

El Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) se creó en el año 1985. Adscrito al Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, es un organismo público que quiere convertirse en el aliado estratégico del sector agroalimentario y ser un referente científico, el motor de innovación y de transferencia tecnológica de este sector. 

El IRTA ha ido más allá de nuestras fronteras y hoy está presente en 29 países en todo el mundo con 66 proyectos internacionales en curso. Se han evaluado los planes estratégicos de los programas científicos del IRTA, donde el CRAG, en el que se integra el programa Genómica y Biotecnología, ha recibido la acreditación Severo Ochoa.

Dispone de un conjunto de 10 Centros y Estaciones Experimentales propios y 3 consorciados constituyen el sistema corporativo del IRTA, repartidos en 20 ubicaciones en todo el territorio. Tratan temas como industrias alimentarias, producción animal, producción vegetal, medio ambiente y cambio global y economía agroalimentaria.

El IRTA Internacional cuenta con 277 Actividades internacionales vigentes, 211 Contratos vigentes y 66 Proyectos en curso.

Uso Eficiente del Agua

Este programa pretende aportar información y nuevos conocimientos que sirvan para mejorar la gestión del agua, principalmente la de riego.

El equipo que trabaja en este programa tiene una larga trayectoria investigadora en el manejo del riego de distintas especies leñosas (almendro, manzano, cerezo, vid, olivo, melocotonero, peral, avellano y nogal) y cultivos herbáceos (maíz y alfalfa, como más significativos). Este conocimiento de los cultivos, le capacita para manejar estrategias de riego específicas que permiten ahorros de agua con efectos positivos sobre la producción y la calidad, de tal manera que una buena gestión del riego represente una reducción de costos.

El programa tiene una larga experiencia en transferencia de tecnología y conocimiento, establecimiento de proyectos piloto y colaboración con la industria para adaptar los resultados de la investigación a nuevas tecnologías en el uso del agua de riego. Se trabaja con el objetivo de mejorar la gestión del riego teniendo en cuenta la sostenibilidad del cultivo desde la triple línea de resultados (ambiental, social y económica).

Entrevista a Joan Girona, Investigador IRTA del programa de Uso eficiente del agua

¿Cómo empezaste en el IRTA?, ¿Cuáles fueron tus primeras aportaciones?

Empecé a trabajar en temas de investigación en regadío algunos años antes de la fundación del IRTA, en el Servicio de Investigación Agraria de Catalunya. En 1986, cuando se creó el IRTA, todos los que estábamos en el SIA pasamos a este nuevo Instituto.

Mis primeros trabajos se focalizaron en el riego del avellano, cultivo de implantación muy importante en la zona de Tarragona, justo cuando se empezaba a introducir el riego localizado (en aquel momento denominado “gota a gota”). Muchas eran las incertidumbres de cómo utilizar este nuevo sistema en el cultivo del avellano, pero aún más las de cómo utilizar el agua, en este cultivo y muchos otros cultivos. Probablemente, la evidencia científica de que para un buen manejo hídrico de este cultivo se requería regar en primavera (práctica no habitual), fue una de mis primeras aportaciones.

¿Cuántos años llevas en el sector? ¿Cuáles son tus futuros retos profesionales?

Empecé trabajando en el mundo del riego en 1981, primero en una empresa especializada en sistemas de riego, y poco después ya me orienté a temas de investigación. O sea que llevo más de 35 años en el sector.

La evolución experimentada en el mundo del regadío desde los años 80 a la actualidad es muy considerable. Y aún lo es más la mayor conciencia actual de la importancia del agua en la producción agrícola y en la producción de alimentos, así como la necesidad de gestionar bien el agua como un recurso estratégico, limitado y escaso. Incomparable la realidad de los 80 con la actual, donde existe una mayor concienciación sobre el tema; no obstante, queda mucho camino por recorrer y mejorar para que nos podamos sentir satisfechos de cómo se usa el agua. En parte debido a que hemos avanzado mucho en el conocimiento científico de la importancia del agua, pero nos falta recorrer un largo camino en cómo debemos gestionar este conocimiento en la práctica del riego o de la gestión en general del agua. 

Faltaría, en este sentido, transformar el conocimiento en herramientas útiles de gestión para el regante o el “gestor” del agua. También es verdad que en el terreno del conocimiento falta abordar estrategias de riego (umbrales de estrés hídrico) que no afecten a la producción, pero que reduzcan en lo posible el volumen de agua para producir una unidad de alimento. Mis retos de futuro se sitúan en aportar mejoras o avances en el conocimiento sobre estos temas. 

Programa de Uso eficiente del Agua ¿En qué consiste? 

El programa “Uso Eficiente del Agua” es una de las líneas de actuación del IRTA, que agrupa a una serie de investigadores y personal técnico, y que tiene como objetivo aquello que su propio nombre indica: trabajar para aportar conocimiento, innovaciones y/o tecnología que incidan positivamente en acciones que mejoren la eficiencia en el uso de este recurso. Aunque se plantea en un ámbito muy amplio, la mayoría de trabajos del equipo actual del programa se han orientado sobre la gestión del riego y la nutrición mineral en especies leñosas, y algo en cultivos anuales.

¿Cuáles son las líneas principales del proyecto?

El sistema organizativo IRTA prevé que cada 4-5 años se haga una revisión y puesta al día de las líneas estratégicas del Instituto, y por ende de cada Programa. En el proceso de elaboración del Plan Estratégico 2015-2019 del Programa Uso Eficiente del Agua, se definieron las siguientes líneas estratégicas:

  • Modelización  de las requerimientos hídricos de los cultivos y de las relaciones agua-planta.  
  • Automatización del manejo de riego. 
  • Teledetección, variabilidad espacial y agricultura de precisión. 
  • Sistemas de manejo estratégico del riego.  
  • Nutrición mineral, manejo de los cultivos, y su interacción con el riego.  

¿Cómo lo habéis dado a conocer?

Generalmente no damos tanto a conocer como nos organizamos estratégicamente sino los resultados prácticos que se obtienen de las investigaciones, y aquí sí que a través de múltiples actividades de transferencia tecnológica (jornadas, cursos, conferencias, publicaciones,..) y de divulgación científica (revistas especializadas, congresos, debates,..) presentamos los resultados obtenidos.  

¿Qué dificultades habéis encontrado a la hora de llevarlo a cabo? 

Las dificultades han evolucionado con el tiempo. Durante los primeros años nos encontrábamos con la poca conciencia general de la sociedad sobre la importancia de la gestión del agua en la producción de alimentos. Ahora que existe esa conciencia, la falta de recursos económicos es uno de los grandes problemas a los que nos enfrentamos.  

A nivel medioambiental, ¿Qué beneficios aporta este proyecto?

Si somos capaces de producir más alimentos con menos agua, podremos aumentar la producción y la sostenibilidad económica de los regadíos, y sin duda esto representa una relajación de la presión que, en cualquier escenario de regadío, se ejerce sobre el medio ambiente. También se reduce de forma importante la denominada contaminación difusa, o sea la contaminación de los suelos y los acuíferos por exceso de agua y lavados. Y finalmente, el conocimiento de cómo se puede gestionar el estado hídrico de los cultivos, hasta que límites de déficit podemos llevarlos y cuáles serían las consecuencias, permite una planificación hidrológica para gestionar eventos de sequía.  

Como institución, ¿Qué estrategias lleváis a cabo para concienciar a la gente sobre la importancia de mejorar la eficiencia del riego a nivel medioambiental, económico y productivo?

La participación en jornadas de transferencia, en debates públicos, artículos de opinión en la prensa, son el tipo de actividades en las que participamos con este fin. La concienciación de la sociedad en la importancia de la gestión del agua y en la necesidad del agua para producir alimentos está en la línea estratégica del IRTA. 

En cuanto a la Semana Mundial del Agua, ¿Vais a realizar alguna acción para este evento? 

La primera acción está plasmada en esta entrevista, dar a conocer nuestra actividad y sensibilizar nuestro entorno sobre la problemática del agua y la importancia de realizar una gestión eficiente. También tenemos previsto participar en mesas redondas y publicar un artículo de reflexión en los medios más genéricos de comunicación escrita.

¿Cuáles son los mayores retos a los que os enfrentáis de cara al futuro en la gestión del agua?

En este momento el principal reto es producir el máximo de alimentos, o productos en general, por cada unidad de agua utilizada. No se trata tan solo de tener el conocimiento para hacerlo sino de que su aplicación práctica se sostenible para el productor. También está, en este reto, el de producir suficientes alimentos para un mundo con una población creciente y una demanda de alimentos que evoluciona al alza.

Estamos en un país mediterráneo, donde las limitaciones en las disponibilidades hídricas y una alta demanda evaporativa hacen que, en todos los ámbitos, la eficiencia en el uso del agua sea una premisa ineludible. Ya sea en la agricultura, en la gestión ambiental o en los usos domésticos, industriales o recreativos, todos tenemos el mismo reto, ser eficientes al máximo en el uso del recurso. Si así lo hacemos, podemos llegar a un escenario donde, cumpliendo con las finalidades de los diferentes ámbitos, habrá generalmente suficiente agua para todos, y algunos pocos años de restricciones típicas de los países mediterráneos. Restricciones que como buenos mediterráneos y con la ayuda del conocimiento adquirido y la tecnología disponible, gestionaremos con los mínimos efectos para nuestra sociedad y para el planeta.      



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de