Ampliar a toda la ciudad  la gestión inteligente del agua  y optimizar su servicio son dos de los principales objetivos del nuevo convenio que han suscrito el pasado viernes el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna; el rector de la Universidad de Cantabria (UC), José Carlos Gómez Sal; y el director de zona de FCC Aqualia, Santiago Lafuente. El acuerdo está dotado con 200.000 euros que aporta la empresa y tiene un plazo de ejecución de 24 meses.

Se trata de un convenio de ampliación y mejora del actual que data de 2013 para una gestión del agua inteligente e integral, que arrancó en Nueva Montaña, y que se ha convertido en una iniciativa pionera y copiada por otras ciudades y uno de los sistemas de gestión del agua más avanzados de Europa, según declaró en rueda de prensa el alcalde Iñigo de la Serna.

Por su parte, el rector Jose Carlos Gómez Sal ha considerado que el proyecto Smart Water es "muy interesante, sobre todo por cuanto puede servir para captar nuevos fondos, en un momento en que la UE exige que los proyectos de innovación tengan consistencia y bienestar ciudadano”.

Al hilo, ha destacado que Santander es un "paradigma de ciudad inteligente y el laboratorio más adecuado" para poner en marcha proyectos –como los existentes– de uso de nuevas tecnologías para los ciudadanos, para vivir mejor”.

En este sentido, el responsable de Aqualia ha resaltado que Santander es la "referencia y base de desarrollo" de su grupo para el estudio del Smart Water.

Smart Water

Tras el éxito de la primera fase y con una segunda ya implantándose en la zona centro de la ciudad, el II programa de gestión "Smart Water" pretende hacerse extensible a toda la ciudad.  Con el fin de conseguir una visión global de la ciudad se creará una comisión de seguimiento presidida por la concejala de Medio Ambiente, María Tejerina, y constituida por personal investigador de la UC y Aqualia y por ingenieros municipales.

Otro de los objetivos es reactivar el proyecto global de aplicación, una app de interrelación con todos los sistemas municipales integrados en la plataforma Smart Santander, que también permita la comunicación con los ciudadanos y que los técnicos estén informados de posibles incidencias.

Con ello se quiere optimizar la gestión de la demanda y reducir los consumos 

Además, y también dentro del concepto de Santander como "laboratorio urbano", se llevarán a cabo otros proyectos como la utilización de técnicas de drenaje para mitigar los efectos del cambio climático, que se realizará en la Vaguada de Las Llamas y que enlazaría con una iniciativa de drenaje urbano sostenible en General Dávila que el Ayuntamiento presentará para conseguir financiación europea.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de