El director del Instituto Aragonés del Agua, Rafael Izquierdo, ha destacado el nivel de los ponentes que han participado en este foro, que fue inaugurado el pasado lunes por el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, y contó con una conferencia magistral en la apertura del presidente del Consejo Mundial del Agua, Loïc Fauchon.

Biswas ha señalado que en lo relacionado al agua y al cambio climático “no pueden darse respuestas definitivas ni declaraciones finales”. “Lo que estos días se ha dicho aquí en diez o quince años habrá cambiado sustancialmente”, ha añadido.

Asit K. Biswas avanzó un resumen preliminar de las conclusiones sobre el que se elaborarán próximamente las definitivas.

Conclusiones preliminares

  • Existen desconexiones entre los científicos que se dedican al tema de la gestión del agua y del cambio climático en cuanto a los pronósticos sobre la evolución de las temperaturas y las precipitaciones.
  • No existe un método para medir los cambios extremos. El número de estaciones de hidrometerológicas se está reduciendo, hay menos datos, lo que reduce también las posibilidades de avanzar en este conocimiento estadístico.
  • La mayoría de los países afectados por el cambio climático no cuentan con un modelo concreto para afrontar el problema. Existen dificultades con el concepto de recogida de agua. Las infraestructuras vinculadas a la gestión del agua son necesarias.
  • Es necesario conocer las necesidades energéticas, de producción de alimentos y de desarrollo social e industrial para plantear previsiones de futuro. Existe un consenso global respecto a la población, que para el 2050 llegará a los 9.000 millones de habitantes.
  • Necesidad de vinculación de la gestión del agua a la energía. Ambos aspectos tienen nexos de unión muy fuertes. Las políticas energéticas actuales no tienen en cuenta la gestión del agua y viceversa. Cerca del 25% de la producción mundial de energía viene del agua.
  • Tarificación del precio del agua. Llevará a un uso más eficiente. No se puede resolver el problema mundial del agua sin una política equilibrada de tarificación.
  • Exisate incertidumbre sobre el futuro en la gestión del agua. La gestión se complicará más en una década. También  nos enfrentamos a la incertidumbre institucional hacia la aplicación de políticas de tarificación  y en avances de investigación.  
  • Cambios de paradigmas. Parcelación y especialización del conocimiento en temas que son transversales. El  agua y la energía tiene muchos temas en común que se tratan en compartimentos estancos, y que no benefician al desarrollo del conocimiento y la búsqueda de soluciones coordinadas.
  • El cambio climático no sólo traerá conclusiones negativas. Habrá países y territorios con distintos resultados.
  • El reciclaje del agua es pieza indispensable para avanzar en las soluciones en la gestión del agua.


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de